Contenido de la tercera temporada de Mundo Viviente

Vigilia de la Dragona

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Vigilia de la Dragona

Año
1329 d.É
Argumento
Tercera Temporada de Mundo Viviente
Capítulo
Llamas ascendentes
Localización
Tarir La Ciudad de los Olvidados
(Valle Áurico)
Nivel
80
Precedido por
Viejos enemigos, viejos fantasmas
Seguido por
La precoz Aurene

Vigilia de la Dragona.jpg

Pantalla de carga

Vigilia de la Dragona es la séptima parte de Llamas ascendentes segundo capítulo de la Tercera Temporada de Mundo Viviente.

Objetivos[editar]

Recompensas[editar]

Guía[editar]

Logros[editar]

Vigilia de la Dragona Llamas ascendentes Heart of Thorns punto de dominioArenanet Points.png
Defiende la cámara.Diario: "Vigilia de la Dragona" completada 1 objetivo completado Arenanet Points.png
Cometido del dragón Llamas ascendentes Heart of Thorns punto de dominio 10 Arenanet Points.png
Completa la historia personal "La Vigilia de la Dragona" sin que te derroten.Historia personal: "Vigilia de la Dragona" 1 objetivo completado 10 Arenanet Points.png
Nada de bombas Llamas ascendentes Arenanet Points.png
Evita que exploten las bombas destructoras.Historia personal: "Vigilia de la Dragona" 1 objetivo completado Arenanet Points.png
Yo soy goma y tú un destructor Llamas ascendentes Arenanet Points.png
Mata a cuarenta destructores usando sus propias pústulas bomba.Historia personal: "Vigilia de la Dragona" 40 objetivos completados Arenanet Points.png
Este logro recompensa con objetos. Mantén el escudo de Aurene Llamas ascendentes Arenanet Points.png
No permitas que el escudo de Aurene baje de un 50% de salud.Historia personal: "Vigilia de la Dragona"
Recompensa:Caja de corona de hematites.png Caja de tocado dracónico
1 objetivo completado Arenanet Points.png

PNJs[editar]

Aliados[editar]

Enemigos[editar]

Cosas[editar]

[editar]

Curiosidades[editar]

Mi historia[editar]

Vigilia de la Dragona.jpg

¡Hoy es un día histórico! El huevo ha eclosionado y tenemos una dragoncita en casa. Los Exaltados me pidieron que defendiese a la cría mientras restablecían sus defensas, pero entonces llegó Lázaro y, aunque me cueste admitirlo, nos salvó el pellejo. Sigo sin confiar en él, pero me alegro de que la dragona esté a salvo. Le he puesto de nombre Aurene.

Mi historia