Contenido de la segunda temporada de Mundo Viviente

Recalibrando los puntos de ruta

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Recalibrando los puntos de ruta es la segunda parte de El alcance del dragón (parte II) cuarto capítulo de la Segunda Temporada de Mundo Viviente.

Objetivos[editar]

Recompensas[editar]

Guía[editar]

Logros[editar]

Apisonador de energía El alcance del dragón (parte II) 10 Arenanet Points.png
Derrota al chupaley mordrem una vez que llegue a su máxima potencia.Historia personal: Recalibrando los puntos de ruta
Recompensa: Alijo de ambrita.png Alijo geodas
1 objetivo completado 10 Arenanet Points.png
Defensor de los pequeños El alcance del dragón (parte II) 15 Arenanet Points.png
Protege a Taimi de cualquier daño mientras controla su dispositivo de recalibración.Historia personal: Recalibrando los puntos de ruta
Recompensa: Alijo de ambrita.png Tienda de cactus comestibles
1 objetivo completado 15 Arenanet Points.png
Travieso El alcance del dragón (parte II) Arenanet Points.png
Ayuda a Taimi a conseguir piezas para su dispositivo sin activar ninguna trampa.Historia personal: Recalibrando los puntos de ruta
Recompensa: Alijo de ambrita.png Alijo de ambrita
1 objetivo completado Arenanet Points.png

PNJs[editar]

Aliados[editar]

Enemigos[editar]

Cosas[editar]

[editar]

Curiosidades[editar]

Mi historia[editar]

La máquina.jpg

Taimi me envió una carta en la que contaba que había completado las recalibraciones de los puntos de ruta. Debería contactar con ella.

El dispositivo de recalibración de puntos de ruta de Taimi reajustó los puntos de ruta correctamente, hizo que fueran más eficientes y que usaran menos magia de líneas ley para funcionar. Como resultado, ahora no atraen a los siervos de Mordremoth. Esto impresionó tanto al concejal Phlunt y a sus socios del Consejo Arcano que querían el dispositivo para ellos. A Taimi no le gustó la idea de regalar el invento en el que había trabajado tanto, así que huyó con él. Braham y yo tenemos que encontrarla y convencerla de que renuncie al DRP por una buena causa.

Mi historia