Contenido de Path of Fire

Restos de la última mariscal lancera

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Alerta de spoiler: El texto siguiente contiene información que podría revelarte contenido de Guild Wars 2: Path of Fire.

Los Restos de la última mariscal lancera es el cadáver muerto viviente de Tahlkora, la última Mariscal lancera de la Orden de los Lanceros del Sol, que una vez luchó junto a Kormir y otros héroes contra el dios caído Abaddon. Palawa Joko la ha reanimado, pero solo parcialmente, evitando que se despierte por completo y atrape su alma dentro de su cadáver inmóvil en una meseta remota en el Dominio de Vabbi. A pesar de su existencia maldita, Tahlkora continúa vigilando a los Lanceros del Sol a través de los ojos de los grifos locales y espera ver a Elona liberada del yugo de Joko algún día. Es autora de Los escritos del última mariscal lancera.

Biografía[editar]

Hace tiempo[editar]

Tahlkora nació como hija del príncipe Mehtu el Sabio en la provincia eloniana de Vabbi en el 1057 o 1058 d.É. Cuando era niña, a menudo visitaba a su padre en la gran biblioteca de los Salones de Chokhin, donde él la entretenía con historias inspiradoras sobre la Orden de los Lanceros del Sol y su papel como protectores de Elona. A Tahlkora le encantaban estas historias, especialmente los cuentos populares de Istan, y los estudiaba con detenimiento. Soñaba con ser como los héroes sobre los que había leído, pero su padre quería mantenerla a su lado como princesa, así que cuando tenía 18 años, se escapó de casa para conocer a los Lanceros del Sol que había ido a idealizar. Temiendo que la enviaran de regreso a Vabbi si se enteraban de que era la hija del príncipe Mehtu, mantuvo oculta su identidad y fingió que solo era una sacerdotisa de Lyssa.

Mientras se encontraba en Istan, Tahlkora escuchó al líder de Kourna la Maestra de Guerra Varesh conspirando con uno de sus generales para liberar al dios caído Abaddon del Reino del Tormento. Después de un tiempo difícil para convencer a los Lanceros del Sol de que Varesh era responsable de esta amenaza, Tahlkora se unió a ellos en sus esfuerzos por evitarlo solo para presenciar a los Lanceros del Sol caminando directamente hacia una trampa que Varesh había tendido, así como a la Mariscal Lancera Kormir siendo atacado por el demoníaco secuaz de Abaddon llamado el Hambre que cegó a la Mariscal Lancera. Tras la retirada de los Lanceros del Sol supervivientes y siendo perseguida por las fuerzas de Kourna, Tahlkora se dio cuenta de lo difíciles y peligrosas que eran las aventuras reales, y pasó de ser una niña ingenua a una verdadera heroína. Ella desarrolló sentimientos por Koss Dejarin, quien se había interesado en asesorarla, pero al final se hizo a un lado para permitir que él y Melonni continuaran su relación.

Finalmente, la retirada de los Lanceros del Sol a Vabbi obligó a Tahlkora a enfrentarse a su padre, quien esperaba que volviera a casa con él. Sin embargo, ella se enfrentó a él y le dijo que continuaría viajando con los Lanceros del Sol. La muerte de su amiga Kehanni poco después solo fortaleció su determinación. Tahlkora fue testigo del problemático trato que los Lanceros del Sol hicieron con el exánime liberado Palawa Joko para aprender cómo cruzar la Desolación de forma segura en busca de Varesh antes de que la Mariscal de Guerra pudiera abrir una puerta a Abaddon.

Después de reagruparse, ganar aliados y ayudar a Joko a tomar el control del Palacio de los Huesos y a los Despertados rebelde, los Lanceros del Sol cruzaron con éxito la Desolación y arrinconaron a Varesh en la Boca del Tormento. Aunque no pudo terminar el ritual correctamente antes de perecer, la Mariscal de Guerra de Kourna logró debilitar las barreras entre los reinos lo suficiente como para provocar el Ocaso y abrió una puerta de entrada al Reino del Tormento. Al darse cuenta de que el destino del mundo entero estaba en juego, Tahlkora siguió a los Lanceros del Sol y a un grupo de héroes para enfrentarse a Abaddon, el Dios de los Secretos, directamente. Después de la derrota de Abaddon y la Ascensión de Kormir como la Diosa de la Verdad en el año 1075 d.É., Tahlkora decidió continuar su aventura y ver más del mundo.

Años después[editar]

Después de muchas aventuras, Tahlkora se instaló en su tierra natal y se convirtió en bibliotecaria y mariscal lancera de los Lanceros del Sol. A medida que pasaban las décadas, fue testigo de la conquista de Palawa Joko de Elona y el declive de los Lanceros del Sol, mientras que los Despertados y el Creciente Acerado, los Lanceros del Sol renegados, alcanzaron prominencia bajo el gobierno de Joko. Joko enfrentó a los elonianos entre sí, quemando libros y reescribiendo la historia de la nación a su imagen, profanando el legado de los Lanceros del Sol y aplastando a cualquiera que se atreviera a oponerse a él.

Tahlkora siguió rebelándose a su manera a pesar de su avanzada edad. Habló en contra de Joko y finalmente le cortaron la lengua, ya que Joko no quería convertirla en una mártir y en cambio, trató de hacer de ella un ejemplo para desmoralizar a sus seguidores. Cuando Tahlkora ya no pudo hablar, escribió volúmenes en su lugar, que se titularían "Los escritos del último lancero". Difundió estos escritos para recordar a los elonianos su historia y evitar que sus compatriotas cayeran en la apatía. Joko miró a continuación a Tahlkora, pero la última mariscal lancera siguió desafiando al rey exánime reuniendo discípulos a su alrededor y difundiendo sus enseñanzas a través de ellos. A pesar de que sus seguidores la instaban a huir, Tahlkora decidió quedarse como un acto de desafío contra Joko a pesar de saber cuál podría ser el costo.

Joko finalmente llevó a Tahlkora ante él y le quitó la vida, con la intención de Despertarla como una de sus esclavas y usarla para deshacer el daño que había causado. Sin embargo, para sorpresa tanto del rey exánime como de la última mariscal lancera, la voluntad de Tahlkora siguió siendo suya incluso después del despertar. En respuesta, Joko recuperó todo menos la más pequeña chispa de la Despertada en Tahlkora y la llevo en la remota Meseta de Yahnur, condenándola a languidecer allí como un cadáver inmóvil durante siglos.

Tahlkora llegó a creer que tanto su libre albedrío como su capacidad para comunicarse con su mente después del Despertar eran regalos de la propia Kormir. La última mariscal lancera perfeccionó su habilidad durante los siglos siguientes y aprendió a comunicarse con los grifos locales y a ver a través de sus ojos mientras esperaba que los Lanceros del Sol se levantaran de nuevo.

Path of Fire[editar]

En el año 1330 d.É., Tahlkora se reunió con el Comandante del Pacto que había sido invitado a visitar la meseta de Yahnur después de encontrar evidencia de la existencia de grifos en el área. Al elegir permanecer en el anonimato por un tiempo, la última mariscal lancera reveló que había estado observando al comandante a través de los ojos de sus grifos. Instó al Comandante a ayudar a los Lanceros del Sol dispersos en su momento de necesidad y llevarlos a la meseta, recuperar artefactos y suministros perdidos de los Lanceros del Sol, así como encontrar y recuperar los huevos perdidos de las madres de cría grifo.

Después de completar con éxito las tareas de la última mariscal lancera, el comandante reunió a los pocos Lanceros del Sol restantes; el grupo incluía al Lancero de primera Kitur, el Sargento Mayor Shadi, la Lancera de segunda Nayrim y el Lancero de segunda Olishar. El Comandante también aprendió a vincularse con los grifos, preparando el escenario para revivir a los Lanceros del Sol como jinetes de grifos que se guiarían por la sabiduría de Tahlkora.

Los Lanceros del Sol fueron atacados poco después de su reunión, sin embargo, cuando un Hierarch del Creciente Acerado descubrió la meseta y tenía la intención de matarlos a todos allí para poner fin a su rebelión antes de que pudiera echar raíces. Gracias a la ayuda proporcionada por el Comandante y los grifos, los Lanceros del Sol pudieron derrotar al Jerarca y asegurarse de que su Santuario de los Lanzas del Sol permanecería oculto a los ejecutores de Joko.

Tahlkora agradeció al Comandante y los recompensó con una montura de grifo propio. Ella reveló su nombre al Comandante y le explicó la razón de ser como era. La última mariscal lancera también prometió vigilar tanto a la montura como al comandante, así como revivir la Orden de los Lanceros del Sol para que algún día pudieran liberar a Elona de la tiranía de Joko.

Cuarta Temporada de Mundo Viviente[editar]

Mientras los Vabbianos Lanceros del Sol construían el Santuario de los Grifos bajo la dirección de Tahlkora, un nuevo Mariscal de la Lanza llamado Zaeim, antiguo discípulo del Lancero de primera Kitur, había alcanzado prominencia en el Dominio de Istan y había tomado el título de Tahlkora para continuar con su trabajo a su manera. Zaeim construyó una nueva Orden de Lanceros del Sol bajo su liderazgo y provocó una rebelión que inspiraría a la gente común de la Isla de Istan a tomar una posición contra el régimen opresivo de Joko.

Después de haber usado sus grifos para observar los actos de Zaeim en la guerra contra Joko y sus intentos de reclutar Lanceros del Sol en Elona, ​​Tahlkora envió a los Lanceros del Sol Vabbianos al Refugio del Sol, la última base de operaciones de Zaeim, en los Acantilados de Jahai para ayudar en la lucha contra el Dragón anciano Kralkatorrik en el año 1331 d.É.. Envió un mensaje a través de los Lanceros del Sol de que había estado vigilando a Zaeim y lo veía como su digno sucesor como el mariscal de Lanceros. Algún tiempo después de que Zaeim recibió el mensaje, Koss Dejarin, ahora un Despertado, visitó a Tahlkora para enterarse de lo que le había sucedido. Sin embargo, no se sabe de qué hablaron los dos, ya que Koss no quería discutir los detalles de su conversación al regresar al Refugio del Sol.

Localización[editar]

Desierto de Cristal

Participación en la historia[editar]

Path of Fire (historia)

Diálogos[editar]

Véase también[editar]

Elementos asociados