Seis dioses humanos

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Alerta de spoiler: El texto siguiente contiene información que podría revelarte contenido de Guild Wars 2.

El grupo de dioses conocido como los Seis dioses humanos es un grupo de deidades divinos y extremadamente poderosos que proviene mas allá de la Niebla y sus poderes rivalizan con la de los dragones ancianos. Son adorados por los humanos. Aunque relativamente estan ausentes en los asuntos de los humanos durante los últimos 250 años. Aunque no se sabe hasta donde llegan sus poderes sí que se sabe que no son omniscentes ni omnipotentes ya que cada uno tiene un cometido, como pasa en todas las religiones politeistas.

Lista de los dioses humanos[editar]

Altar de los Seis Dioses en la Ciudad Libre de Amnoon, con un cesto encima de la cabeza de la Estatua de Balthazar.
Actual
  • Dwayna: diosa de la curación, el aire, el calor y la vida.
  • Melandru: diosa de la naturaleza, la tierra y el crecimiento.
  • Lyssa: diosas gemelas (Lyss e Ilya) de belleza, agua e ilusión.
  • Grenth: dios de la oscuridad, la muerte y el hielo.
  • Kormir: diosa del orden, el espíritu y la verdad.
Ex-dioses
  • Abaddon: dios del agua y el conocimiento (sucedido por Kormir)
  • Dhuum: dios de la muerte (sucedido por Grenth)
  • El predecesor de Abaddon: cuya existencia fue insinuada por el apóstata.
  • Balthazar: dios de la guerra, fuego y coraje.

Características[editar]

Se desconoce el alcance del poder de los dioses humanos, pero se sabe que no son omniscientes y por su propia naturaleza como panteón, no son omnipotentes (aunque las leyendas humanas afirman que son omnipotentes en su propio dominio específico). Xakk, en su publicación Los Seis: Ser o jugar a ser Dios, declara su creencia de que los Seis no son dioses, pero son lo que cualquiera se convertiría si se les diera la cantidad de energía mágica que poseían y se les permitiera vivir tanto tiempo como parece.

Todos los dioses vistos hasta ahora han sido de apariencia humanoide, tanto en persona como en representaciones culturales. Pueden tener familiares (por ejemplo, el medio hermano de Balthazar, Menzies y su padre) y pueden tener hijos con humanos mortales. También es posible que un semidiós o un mortal ascienda a la divinidad absorbiendo el poder de un dios depuesto. Se dice que los mortales mueren cuando ascienden a la divinidad y ya no son humanos; en lugar de seres vivos, los dioses parecen ser pura magia.

Los dioses son increíblemente poderosos, tanto que ciegan a los mortales que los miran durante demasiado tiempo. En el pasado, los enfrentamientos entre los dioses han transformado los mares en desiertos y las verdes costas en páramos tóxicos. Abaddon, incluso mientras estaba debilitado y encarcelado en el Reino del Tormento, pudo extender su influencia a Tyria y deformar el paisaje según sus deseos.

Es inmensamente difícil (y quizás imprudente) matar a un dios. Dhuum fue sellado en la Sala del Juicio porque Grenth no era lo suficientemente poderoso como para matarlo y Abaddon fue sellado en el Reino del Tormento con cadenas forjadas por el propio Balthazar atándolo, en lugar de ser asesinado . Mientras que los dragones ancianos liberan su magia de sus cuerpos inertes al mundo a lo largo de las líneas ley cuando mueren, la muerte de un dios hace que su magia escape sin ataduras al mundo con consecuencias potencialmente catastróficas cuando sus cuerpos se desmoronan. La muerte de Abaddon, por ejemplo, hizo que su cuerpo se rompiera y la magia interior escapara violentamente, amenazando con "destruirlo todo". Se ha dicho que el poder de un dios no puede ser destruido, que es una declaración similar a la Séptima Ley de Maginamics.

Cada uno de los dioses también tiene un reino, su propia pizca de realidad dentro de la Niebla, que sirve como el mas allá para sus seguidores. El de Grenth es el inframundo, el de Balthazar era la Fisura de la Aflicción y el de Abaddon era el Reino del Tormento, que Kormir asumió. De vez en cuando, estos son atacados por rivales y se sabe que los dioses otorgan acceso a los mortales considerados dignos para solicitar su ayuda. Varios grandes paisajes también han recibido el nombre de los dioses, como la Huella de Grenth y el volcán de la Boca de Abaddon, pero no está claro si existe una relación directa con el dios o con los dioses que dan nombre a los lugares.

Historia[editar]

Pre-llegada[editar]

Se sabe muy poco de los dioses o sus historias antes de su llegada a Tyria. En el momento en que llegaron por primera vez a Tyria, se cree que había seis de ellos: Dwayna, Balthazar, Melandru, Lyssa, Abaddon y Dhuum. Melandru es el más antiguo de los dioses (tal como dice los Pergaminos de Historia Orriana), aunque Dwayna generalmente se representa como su líder.

Los dioses (en particular Dwayna) trajeron a la humanidad con ellos a Tyria desde otro lugar. En los Pergaminos de Historia Orriana se dice que Dwayna "trajo consigo a quienes harían de este mundo un paraíso", y que "como había prometido, Dwayna llevó a la gente a la paz". Esto implica que la humanidad es su pueblo favorito. El hecho de que no exista ningún registro de estos tiempos puede atribuirse a Lyssa, como se dice en los pergaminos que "Lyssa trajo consigo la esperanza y la belleza de la humanidad. Mientras que los otros dioses se centraron en construir Arah y comenzar un nuevo futuro, Lyssa les dio alegría y los ayudó a olvidar el pasado".

Tampoco se sabe claramente cómo los dioses llegaron a formar el panteón, cuál es su relación entre ellos y el grado en que entienden cómo funciona su propio poder. Lo que se sabe generalmente data de después de su llegada a Tyria. Grenth es el primer dios nacido en Tyria, siendo el hijo de Dwayna y un escultor mortal (se especula que es Malchor), y con la ayuda de sus Siete Segadores derrotó y reemplazó a Dhuum (pero no quiso o no pudo vencerlo enteramente) como el dios de la oscuridad, el hielo y la muerte. Kormir fue una vez una humana, la Mariscal de la Orden de los Lanceros del Sol de Elona, ​​quien se elevó a la divinidad después de la caída de Abaddon.

Los dioses no han revelado mucho a la humanidad con respecto a su naturaleza y de su cooperación. En el caso de Kormir, no se le da ninguna indicación de que el regalo de los dioses para ella fuera la ascensión, mientras aún era mortal, lo que le permitió absorber los poderes divinos de Abaddon una vez que fue derrotado y derrocado, se discutió entre ellos de antemano. Sin embargo, los dioses aparentemente sabían lo que su regalo haría y también estaban aparentemente satisfechos con la elevación de un humano mortal a su panteón, así como con el reemplazo de Abaddon, que anteriormente había sido el guardián de sus secretos.

Llegada[editar]

Las Aguas Artesianas, la fuente de Orr.

La fecha en que los dioses llegaron al mundo de Tyria es algo polémico, aunque se sabe que llegaron en algún momento después tras escribirse el Tomo del Rubicón. Las leyendas humanas dicen que Glint fue la primera criatura creada por los dioses, y Glint le dijo a Filo del Destino en el año 1320 d.É. que hace tres mil años, ella estaba en Tyria como guardiana del mundo. Las leyendas también dicen que los Olvidados fueron traídos a Tyria en el año 1769 a.É. para ayudar a Glint, y que la humanidad llegó más tarde.

Sin embargo, más tarde se descubrió que Glint era una campeona del Kralkatorrik del Dragón anciano, y que los Olvidados estaban presentes para el ultimo despertar del dragón, y que el Priorato de Durmand cree que existió hace unos 10.000 años (esto es corroborado por la Tabla de la historia Murssat). La primera mención conocida de la humanidad en el continente norte es el año 205 a.É., aunque se sabía que los humanos tenían presencia en Cantha ya en el año 786 a.É.

Los Dioses primero pasaron de la Niebla a Tyria en las Aguas Artesianas, un lugar de tal poder que fueron atraídos a él desde realidades diferentes. Dwayna fue la primera en dar un paso adelante, y se dice que Tyria fue su elección. Luego vinieron los demás: Balthazar, con la cabeza cortada de su padre y flanqueado por sus sabuesos Temar y Tegon. Él limpió a Orr y reclamó a Tyria para la humanidad, creyendo que las otras razas serían fáciles de derrotar. Melandru, por otro lado, instó a la paz, pero fue ignorada. Melandru transformo Orr en una extensión verde y floreciente. Dhuum no se menciona en ninguno de los primeros registros tyrianos, pero se supone que estuvo presente y se sabía que tenía presencia en Tyria antes de ser usurpado por Grenth.

Juntos los dioses construyeron Arah y reunieron artefactos de poder de Tyria a su ciudad, incluyendo la Hematites y el Telescopio Místico. Abaddon diseñó un conjunto de relicarios mágicamente protegidos en el Desembarco de la Sirena donde los dioses podían mantener sus valiosos y poderosos artefactos, reliquias y conocimientos a salvo de ladrones y profanadores con su relicario como pieza central. En algún momento, los dioses se dieron cuenta de la existencia de los dragones ancianos en hibernación, que estaban atados al equilibrio mágico de Tyria, y aprendieron sus nombres y sus dominios. Esta información fue documentada en lo que se conocería como el Tomo de los Cinco Dioses Verdaderos.

Durante un tiempo, los dioses vivieron entre los humanos de Orr. Tenían una relación de trabajo con el líder de los humanos, Doric. Doric fue el primero en arrodillarse a los pies de Dwayna, rogando por el fin de las guerras que dañaron a su pueblo. Estos eventos están fechados del año 115 a.É. en las Escrituras de Dwayna. Más tarde fue coronado como el primer rey de Tyria.

Debido a que los dioses cegaron a la mayoría de los humanos que los observaron durante demasiado tiempo, eligieron un escultor, Malchor, para hacer estatuas de cada uno de ellos, antes de retirarse a Arah. Dwayna fue el último de estos, y Malchor se volvió loco de amor por ella y se arrojó a la muerte después de que ella se fuera.

En algún momento durante este período, Grenth nació de Dwayna y un escultor mortal, convirtiéndose en el primer dios nacido de Tyria. Grenth, junto con los siete Segadores, derrotó a Dhuum en la Catedral de Resplandor Eterno. Grenth encarceló a Dhuum dentro del Inframundo y ocupó su lugar entre los dioses.

Éxodo de los dioses[editar]

El rey Doric se arrodilla ante los dioses.

Durante cientos de años, Abaddon actuó como un puente entre la Niebla y el mundo. Aunque cada dios había otorgado magia a los humanos en pequeñas cantidades a lo largo de los siglos, cuando los dioses decidieron realmente extender la magia al mundo, Abaddon fue quien asumió la tarea, dando una magia única a cada grupo de criaturas que él consideraba digno. Sin embargo dio magia con demasiada libertad, y las civilizaciones que recibieron magia saltaron a la fama y comenzaron a librarse guerras entre sí.

Cuando el rey Doric vio la difícil situación de su pueblo, viajó a Arah y solicitó a los dioses que recuperaran la magia. Al aceptar sus súplicas, los dioses dividieron la Hematites, en un inmenso depósito de la magia del mundo, en cinco partes y las arrojaron por todo el mundo, separándose y reduciendo así las capacidades de uso de la magia. Abaddon estaba furioso por esto y protestó fuertemente ante los otros dioses, pero sus protestas no fueron abordadas. Dados los eventos que ocurrieron después, Abaddon aparentemente dejó la compañía de los otros cinco dioses en este punto, mientras aún conservaba su poder y posición divina, pero no tomó ninguna otra acción independiente.

Una tribu particular de adoradores de Abaddon, los margonitas que vivían dentro del Mar de Cristal, en ese momento era un lugar hermoso y lleno de vida, ubicado entre Tyria y Elona. Adoraban exclusivamente a Abaddon, y al escuchar la noticia de la revocación de la magia, lanzaron un ataque contra el Templo de los Seis Dioses, un gran lugar de culto en las costas del norte de Elona. Mataron a los sacerdotes de los otros cinco dioses, profanaron sus altares y desfiguraron las estatuas y las escrituras dentro de ese lugar sagrado. Mientras tanto, habían convertido sus botes en torres e intentaron alcanzar físicamente la Ascensión para encontrarse con Dwayna, Balthazar y Melandru, tal vez para apelar en nombre de su dios Abaddon. Mientras que los dioses estaban comprensiblemente furiosos, fueron sus seguidores mortales, los Olvidados, cuya ira ardió más intensamente, una poderosa legión, se reunieron para sofocar a los insolentes seguidores de Abaddon, y lo que siguió fue la batalla naval más grande jamás vista en la historia de la humanidad.

La cruda magia y tecnología de la humanidad no era rival para los Olvidados y con el tiempo la gran armada margonita fue aniquilada, y un solitario sobreviviente margonita, Jadoth, rezó desesperadamente a su dios por la liberación. Durante mucho tiempo hubo silencios cuando Abaddon respondió, sin embargo la respuesta fue clara, las aguas debajo de la flota de los Olvidados comenzaron a burbujear mientras se formaban grandes remolinos. Cuando el cielo debería haberse llenado con la luz del amanecer, fue desgarrado por las tempestades abisales, y una terrible y devoradora oscuridad apareció debajo de la flota de los Olvidados. Ningún ser vivo emergió de la infinita oscuridad que vino de debajo de las aguas, excepto uno: Jadoth, se convirtió en el primer campeón de Abaddon, y el primero de los margonitas en transformarse en seres demoníacos. El odio y la ira habían vencido a Abaddon por completo y con un rugido vengativo, declaró la guerra a los dioses, prometiendo convertir a Tyria en su dominio y presidir como su único dios verdadero.

Como el más poderoso de los dioses, la guerra inicialmente fue a favor de Abaddon y creó la Horda de la Oscuridad y comenzó su asedio. Sin embargo no podía resistir la fuerza combinada de los otros cinco dioses. Abaddon finalmente fue derribado, dejando un vasto desierto donde alguna vez hubo un mar. No dispuestos o incapaces de destruir a su hermano, los dioses encarcelaron a Abaddon en su reino, al igual que el encarcelamiento de Dhuum por Grenth en el Salón del Juicio, junto con sus seguidores margonitas con cadenas forjadas por el propio Balthazar que ataba al dios caído. Se envió una fuerza de guardias olvidados para salvaguardar la prisión de Abaddon, y el lugar donde cayó Abaddon se conoció como la Boca de Tormento. La ciudad de Morah se estableció para mantener una vigilia allí, donde el vínculo entre el mundo y la Niebla era más débil.

Poco después, los dioses abandonaron el mundo en un evento que se conoció como el Éxodo de los dioses, que marcó el comienzo de la línea de tiempo utilizada por el Calendario Mouveliano.

El Anochecer[editar]

Abaddon en su forma corrupta.

Encarcelado en las profundidades del Reino del Tormento, Abaddon recuperó lentamente su fuerza y ​​planeó su venganza. Durante un milenio después de su encarcelamiento, envió a sus servidores demoníacos para subvertir el reino de los mortales. Un sirviente de Abaddon persuadió a Shiro Tagachi para asesinar al Emperador Angsiyan durante la Ceremonia de la Cosecha. Las acciones de Shiro durante ese tiempo llevaron a su muerte, causando el Viento de Jade. Los titanes, enviados bajo las órdenes de Abaddon actuaron como dioses para los charr y les dieron la capacidad de realizar el ritual de la Devastación. Cuando los charr llegaban a las puertas de Arah, Razakel obligó al Visir Khilbron a usar la magia oscura de los Pergaminos Perdidos, lo que causó el Cataclismo que hundió a Orr. Todo esto preparó el escenario para el plan de Abaddon de desatar el Anochecer.

Alrededor de este tiempo, tanto Balthazar como Grenth enfrentaron desafíos dentro de sus propios reinos. Balthazar fue atacado por Menzies, mientras que Grenth se enfrentó a las fuerzas de Dhuum, que había estado acumulando lentamente para tener suficiente poder para liberarse de sus cadenas. Con la ayuda de los mortales, las fuerzas de Menzies fueron frustradas y Dhuum finalmente regresó a su estado latente.

A lo largo de la vida del mariscal de guerra de Kourna, Varesh Ossa, la general Kahyet, mentora de Varesh y un adorador en secreto de Abaddon, preparó a la líder eloniana para cumplir una antigua profecía conocida como el Anochecer, por la cual Abaddon sería devuelto al plano mortal. En el año 1075 d.É., este plan llegó a buen término y Abaddon, con la ayuda de Dhuum y Menzies, fue casi exitoso. La profecía fue finalmente detenida por la Orden de los Lanceros del Sol y la Orden de los Susurros, quienes ingresaron al Reino del Tormento con un grupo de héroes para derrotar a Abaddon. Pero el poder de un dios no podía ser destruido, solo transferido a otro recipiente. En sus momentos finales, el poder de Abaddon amenazó con quedarse sin control y provocar la destrucción del mundo independientemente. Usando un poder que le habían otorgado los Cinco dioses, la Mariscal Kormir absorbió la magia y el poder de Abaddon, y en el proceso se convirtió en la Diosa de la Verdad.

Silencio de los dioses[editar]

Aunque los dioses habían abandonado el mundo, continuaron manteniendo un interés en los asuntos humanos, bendiciendo ocasionalmente al mundo con su favor. Sin embargo esto cambió con la muerte de Abaddon. Aunque Kormir había absorbido la mayor parte del poder de Abaddon, la oleada de energía cambió el equilibrio de la magia en Tyria y despertó Primordus del Dragón anciano de su sueño, comenzando un nuevo ciclo de despertar.

Los dioses finalmente llegaron a la conclusión de que no podría haber victoria en una guerra con los dragones ancianos, creyendo que incluso en el caso de que tuvieran éxito, Tyria sería destrozada en la lucha. El resultado catastrófico de su pelea con Abaddon un milenio antes era una prueba de qué tipo de resultado podría obtenerse cuando los seres de tal poder chocaran. Los dioses decidieron que dejarían a Tyria para siempre, todos menos uno.

Balthazar, como el dios del conflicto, se negó a alejarse de la lucha y anunció su intención de luchar contra los dragones ancianos con o sin los otros dioses. Además prometió que castigaría a los otros dioses por su cobardía. Antes de que Balthazar pudiera actuar, los dioses lo encarcelaron y lo despojaron de su poder divino, encadenándolo en la Niebla. Allí permanecería para siempre, impotente para llevar a cabo sus planes.

Oloko un sacerdote de Kormir, recibió una visión de Kormir en la que se le reveló que los dioses restantes se fueron en busca de un mundo nuevo sin amenazas y que podrían preparar para sus fieles.

Actualidad[editar]

El Dios rebelde Balthazar.

Mientras estaba encadenado en la Niebla, Balthazar tenía la apariencia de un viejo harapiento y permaneció allí por un tiempo, hasta que Rytlock Brimstone se topó con él mientras buscaba la legendaria espada Sohothin. Aunque el charr encontró la espada al lado del prisionero, su llama se había extinguido, entonces el viejo encadenado le dijo a Rytlock que podía volver a encender su espada. Una vez hecho el acto, Rytlock lo liberó para devolverle el favor y así un portal que conducía de regreso a Tyria se abrió cerca de ellos, y Rytlock entró por consejo del ex prisionero. Una vez que Rytlock se fue, Balthazar manifestó su armadura y siguió al charr a través del portal, aunque no apareció en el mismo lugar que Rytlock.

Cuando regresó a Tyria, Balthazar utilizó el Espejo de Lyssa, un artefacto tan poderoso que incluso los otros dioses no podían ver a través de sus engaños, para esconderse entre los mortales. Vio al grupo del Manto Blanco y el acceso al Pantano de la Hematites como una oportunidad para absorber magia y recuperar parte de su antiguo poder. Usó el espejo de Lyssa para disfrazarse de Lázaro, el último de los mursaat, y comenzó a causar divisiones dentro de las filas del culto.

Después de la muerte de Mordremoth, Balthazar engañó a un grupo del Manto Blanco para explotar la Hematites de Maguuma desestabilizada, lo que le permitió absorber la mayor parte de la magia desatada. Se reveló en su apariencia de mursaat ante todos una vez mas, proclamando que había resucitado. Aunque había esperado que todo el Manto Blanco lo siguiera, su revelación en cambio y fracturó el Manto Blanco, y los mas fieles siguieron al disfrazado de Balthazar mientras que el resto siguió al confesor Caudecus. Balthazar usó al Manto Blanco y su dinero, y los arrojó a un lado a favor de los mercenarios una vez que la gente comenzó a ver a través de su engaño. Balthazar también había visitado al Comandante del Pacto, con la esperanza de utilizar al héroe que fue capaz de matar a dos dragones ancianos, para sus propósitos.

Con el tiempo el Comandante se enteró de que Lázaro era falso. Cuando Balthazar intentó negociar con el Comandante por segunda vez después de enterarse de una máquina que estaban preparando la Guardia de la Eternidad que seria capaz de matar a Primordus y Jormag a la vez, en ese momento el Comandante obligó a Balthazar a quitara esa ilusión. A su vez Balthazar robó la máquina y se retiró a su base en Draconis Mons, sin embargo cuando el Comandante persiguió a Balthazar, también se descubrió que la muerte de más dragones ancianos podría desequilibrar la magia del mundo y provocar el fin del mundo. El enfrentamiento entre el Comandante y Balthazar dejó a Primordus y Jormag debilitados y enviados al estado de hibernación. Aunque obligado a irse, Balthazar había absorbido una porción significativa de la magia de los dragones ancianos; se sintió renovado y manifestó su espada. En este momento, todos los dioses, excepto Kormir, habían abandonado permanentemente el mundo y sus reinos y desconocían las acciones de Balthazar.

Con Primordus y Jormag fuera de combate, Balthazar fijó su mirada en el dragón anciano viable mas cercano: Kralkatorrik. Engañó a Palawa Joko para que lo ayudara a descubrir los secretos que los Olvidados solían atar a las almas para crear a los Exaltados, y lo usaron para crear un ejército de Forjados de las almas de los muertos. Usó devotos de la Orden de los Zaishen para reclutar voluntarios, y de otra manera saqueó la tierra para encontrar almas para sus ejércitos. Balthazar había aprendido que la debilidad de Kralkatorrik era cualquier criatura que compartiera su poder cristalino, por lo que buscó a Vlast, vástago de Glint, con la intención de usarlo para alimentar a la bestia de Guerra que podría derribar a Kralkatorrik. Sin embargo Vlast se sacrificó para proteger al Comandante del Pacto de Balthazar, por lo que el dios caído tendría que encontrar otro enfoque.

En su búsqueda de un medio para detener a Balthazar, la Guardia de la Eternidad viajó a la Niebla para buscar la ayuda de los dioses, sin embargo se encontraron con Kormir en el Sagrario, quien les explicó que los dioses ya se habían ido, que ella era la última y que pronto se iría también. Al explicar las circunstancias de Balthazar y por qué los dioses no podían luchar contra los dragones ancianos, ella le dijo a Dragon's Watch que tenían todo lo que necesitaban para ganar, y se fue para unirse al resto de los dioses.

Después de esto, Balthazar emboscó al Comandante del Pacto, manteniéndolos al borde de la muerte para explotar su conexión con Aurene, el segundo vástago de Glint, para atraerla allí. Con Aurene asegurada, Balthazar marchó para invadir Vabbi, donde Kralkatorrik se había establecido recientemente. El Comandante lo siguió después, reuniendo al ejército de Despertados de Palawa Joko para luchar contra los Forjados, y se enfrentó a Balthazar en la cima del Jardín Celestial del rey Joko, donde el dios caído tenía a Kralkatorrik al borde de la muerte. El Comandante blandiendo Sohothin y protegido por Aurene, Balthazar finalmente fue asesinado en la Batalla del Bazar de Kodash. El poder que había logrado acumular fue absorbido tanto por Aurene como por Kralkatorrik.

Con la partida de los dioses, los reinos de los dioses cayeron en el caos cuando las criaturas de la Niebla comenzaron a invadir los reinos. Los seguidores de los dioses intentaron mantener el control de los reinos a pesar de esto, sin embargo, en el Inframundo, la partida de Grenth combinada con las acciones de Balthazar causó suficiente agitación como para darle a Dhuum un fuerte control sobre los Desechos de Hielo. Después de revertir los sellos que lo encerraron y convencer a muchos de los seguidores de Grenth que se pasaran a su lado, Dhuum había redirigido el Río de las Almas para poder consumir directamente las almas de los recién salidos en preparación para irrumpir en Tyria, donde las consumiría de cada ser vivo y provocar la muerte eterna. Al final del regreso del Rey Loco Thorn durante Halloween en el año 1330 d.É., Desmina convocó a aliados mortales en la lucha contra Dhuum. El extraño fenómeno causado por Desmina llamó la atención de Erudita Glenna y un grupo de asaltantes, que lucharon contra las fuerzas de Dhuum en el Sala de las Cadenas, y finalmente encarcelaron a Dhuum con el sacrificio de los Siete Segadores.

Actitudes de cada raza[editar]

Cada una de las razas de Tyria tiene diferentes actitudes hacia los dioses. A pesar de su leyenda de Melandru, los charr ven a los dioses como seres poderosos para luchar, no para adorar. Los norn reconocen la existencia de los dioses, pero los consideran una extensión de su sistema de creencias de espíritus de la naturaleza; se refieren a los Seis como los "Espíritus de acción" y no los llaman por su nombre, sino por lo que gobiernan. Por ejemplo, Balthazar es Guerra y Kormir es Conocimiento. Los asura consideran que los dioses son partes relativamente grandes (pero partes no obstante) de su Alquimia Eterna.

Los sylvari, que aparecieron solo en 1302 d.É. y por lo tanto, nunca fueron testigos de la obra de los dioses, no estaban convencidos de que existieran hasta que el reciente regreso de Balthazar les hizo reconsiderar sus puntos de vista. Los sylvari que encabezan el reclamo de Orr en el Desembarco de la Sirena han cambiado sus puntos de vista de los dioses e interpretarlos como poderosos miembros de la realeza para los humanos en lugar de seres piadosos en sí mismos al tratar de comprender el significado detrás del término "dios" en sí.

Estatuas[editar]

A lo largo de las tierras de Tyria actuales y anteriormente controladas por los humanos, se pueden encontrar estatuas de los Seis Dioses. Hay al menos dos estilos de estatua para cada dios, excepto Abaddon y Dhuum.

Guild Wars[editar]

El primer estilo de estatua es el que se vio en Guild Wars. Estas estatuas se animarían cuando el mundo tuviera el favor de los dioses. Algunos todavía se pueden encontrar hoy, principalmente en lugares abandonados. Otros han sido reemplazados por el otro estilo de estatua, por ejemplo en la Capellanía Recuperada. No parece haber ninguna explicación para estos reemplazos; Nenah incluso se refiere a los que están en la Capellanía como las "estatuas de dioses originales".

No se sabe definitivamente quién diseñó este estilo de estatua, sin embargo, la estatua de Dwayna se parece mucho a las estatuas inacabadas de Dwayna que se encuentran en la Anguistia de Malchor. La estatua de Kormir por supuesto fue diseñada mucho después del resto de las estatuas, y se vio por primera vez en el Trono de los Secretos unos momentos después de la Ascensión de Kormir.

Hay pocos ejemplos suficientes de este estilo de estatua que se pueden enumerar aquí:

Guild Wars 2[editar]

El segundo estilo de estatuas es el que se ve más comúnmente en las tierras humanas en Guild Wars 2. Aunque nunca se ven en Guild Wars, que se desarrolla 250 años antes de Guild Wars 2, no parecen ser "más nuevos" que el otro estilo de estatua como lo demuestra su presencia generalizada en Orr, que no ha tenido presencia humana desde justo antes del comienzo de la historia de Guild Wars.

Aunque de nuevo el creador de estas estatuas nunca se ha declarado explícitamente, cada una de las estatuas de este estilo en Linde de la Divinidad lleva una inscripción de Malchor el Escultor, con la excepción de la estatua de Grenth, que tiene una inscripción de Desmina, y la estatua de Kormir, que tiene una inscripción de Jurah.

Las estatuas de este estilo se pueden encontrar en los reinos de los dioses de la Niebla, como lo demuestran sus prominentes apariciones en Dragoncaído.

Otros diseños[editar]

Se sabe que la estatua perfecta de Dwayna hecha por Malchor fue vista, aunque modificada de su forma original por la corrupción de Zhaitan.

Conceptos artísticos[editar]

Arte conceptual temprano
Versiones finales

Notas[editar]

  • Los humanos a menudo se refieren al panteón como los Seis Dioses o simplemente los Seis. Otras razas comúnmente se refieren a ellos como Dioses Humanos. También se conocen como:
    • los Cinco Dioses (durante el tiempo entre el Éxodo y el Anochecer)
    • los Viejos Dioses (nombre arcaico de Kryta; en contraste con los "nuevos dioses", los Invisibles, que fueron adorados en Kryta durante un tiempo)
    • los Verdaderos Dioses (nombre arcaico; en contraste con los "dioses falsos" de los cultos en Tyria y Elona)
    • los Seis Dioses (también los Cinco Dioses cuando se hace referencia al tiempo entre el Éxodo y Nigthfall)
    • los Dioses Antiguos (usado por los Olvidados)
    • los Antiguos (usado por los Olvidados)

Curiosidades[editar]

  • Se especula que el nombre del predecesor de Abaddon es Arachnia, ya que este nombre se puede encontrar extrayendo datos de Guild Wars. Si bien parte de la información que se encontró originalmente en gw.dat (como el nombre de la estatua de la Vigilia Solitaria) fue confirmada más tarde por fuentes del canon, otra información originalmente obtenida de gw.dat (como el Reino del Tormento que se renombró como Reino Redimido después de Ascensión de Kormir) ha sido posteriormente contradicha rotundamente por fuentes del canon. Por esta razón, la existencia de Arachnia debe considerarse no canónica hasta que sea confirmada por fuentes canónicas.