Contenido de la cuarta temporada de Mundo Viviente
Contenido de Path of Fire

Orden de los Lanceros del Sol

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Bandera de los Lanceros del Sol

La Orden de los Lanceros del Sol es una organización militar de élite que defendió a Elona desde su formación durante la dinastía primigenia por la Reina Nadijeh. En la actualidad se ha convertido en una sombra de lo que fue, los pocos miembros restantes son perseguidos por las fuerzas de Palawa Joko.

Historia[editar]

Origen[editar]

Cuando la reina Nadijeh gobernó, la nación de Elona se consideraba sin ley y salvaje, llena de tribus en guerra y nadie para proteger a los inocentes atrapados en medio de guerras interminables. Nadijeh reunió guerreros poderosos bajo su estandarte, entre ellos héroes famosos como Sogolon el Protector, y estableció la Guardia de los Lanceros del Sol. Bajo su reinado las tribus en guerra fueron conquistadas y la paz llegó a la tierra. Desde entonces, la Guardia de los Lanceros del Sol había protegido a la nación de Elona.

A medida que pasaban los siglos, la Guardia de los Lanceros del Sol creció de pocos a muchos, y el grupo se renombró como la Orden de los Lanceros del Sol. Sobrevivieron a la caída de los Reyes primigenios y a través de las guerras más sangrientas de la dinastía destrozada. Cuando la Peste de los escarabajos golpeó a Istan, los Lanceros del Sol fueron los que evacuaron a la población y pusieron en cuarentena a la isla para evitar que la peste se extendiera, y más tarde ayudaron a restaurar la civilización en la isla. Cuando el gobierno unido de Elona cayó y se formó en tres gobiernos provinciales, los Lanceros del Sol permanecieron independientes de estos gobiernos, pero protegieron las tierras por igual de todas las amenazas.

Cuando Palawa Joko invadió para conquistar a Vabbi en el año 860 d.É, la Orden de los Lanceros del Sol se enfrento al ejército de Despertados. Aunque quedaron devastados por las batallas en Vabbi, permanecieron vigilantes y ayudaron a Turai Ossa cuando derribó a los muertos vivientes dos años después en la Batalla de Jahai. La Orden de los Susurros, formada alrededor de esa época, ayudó a sellar al eterno liche en una prisión de la que no podría escapar.

El anochecer[editar]

En el año 1075 d.É, los Lances del Sol se unieron contra la Varesh Ossa cuando intentaba traer el anochecer. Los Lanceros del Sol se enteraron por primera vez de las oscuras intenciones de Varesh a través de Tahlkora, una joven fugitiva que había oído a Varesh y al general Kahyet elogiar a Abaddon y hablar del Anochecer. Al confirmar las acusaciones de Tahlkora y matar a Kahyet, los Lanceros del Sol se prepararon para lanzar una invasión contra Gandara, la Fortaleza de la Luna. Aunque el asedio había comenzado bien, una vez que Varesh convocó a un ejército de demonios, los Lanceros del Sol fueron vencidos y obligados a huir desarmados. La mariscal de campo Kormir, quien dirigió el asalto, fue capturada.

Los Lanceros del Sol se recuperaron lentamente, encontrando refugio en un profundo sistema de cuevas que tenía acceso a varios puntos en Kourna, y obtuvieron nuevos aliados que fueron los centauros correcampos y la Orden de los Susurros. Reconociendo que no podían ganar solos, se unieron al norte en Vabbi, aunque fueron seguidos de cerca por el ejército de Varesh. Incapaz de detener a Varesh realizar un nuevo ritual para realizar el Anochecer, los Lanceros del Sol persiguieron a Varesh hacia la Desolación. Sin embargo no podían cruzar las arenas, por lo que se vieron forzados a formar una alianza con Palawa Joko, que recientemente había sido liberado por la causa del anochecer.

En su desesperación, los Lanceros del Sol llegaron a un acuerdo con el liche a cambio del conocimiento de cómo atravesar los páramos sulfúricos, los Lanceros del Sol retomaron el Palacio de Hueso de Joko del control de los Margonitas y ayudaron a restaurar el orden suficiente en su ejército para poder usar su ejército para combatir al ejército del dios caído Abaddon. Los Lanceros del Sol siguieron a Varesh hasta las Ruinas de Morah, pero no pudieron matarla antes de realizar su tercer y último ritual, uno que traspasó la barrera entre Tyria y el Reino del Tormento.

Obligados a ir a la prisión de Abaddon, los Lanceros del Sol y sus aliados intentaron matar al dios de los secretos Abaddon. Con las bendiciones de los Cinco Dioses, y liderados por Kormir cegada, los héroes viajaron a la Puerta de Abaddon y mataron al dios. La mariscal Kormir saltó a la magia desatada por el dios moribundo y ascendió a la divinidad como la nueva Diosa de la Verdad, el orden y el espíritu.

La caída de los Lanceros del Sol[editar]

La paz provocada por esta victoria no duró al dejar que Palawa Joko permaneciera libre, finalmente habían demostrado la propia ruina de la Orden de los Lanceros del Sol. En el año 1175 d.É, después de cien años desde su liberación, Palawa Joko terminó de reunir su ejercito. Incapaz de controlar su ego, Joko llegó a odiar el aumento de la popularidad de los Lanceros del Sol por sus actos al enfrentarse a Abaddon y por el prestigio del ascenso de Kormir a la divinidad. Como venganza Joko sembró semillas de engaño entre las filas de los Lanceros del Sol prometiendo poder, riqueza, prestigio y longevidad, ganando la lealtad de muchos de la Orden y destruyéndolos al mismo tiempo. Estos traidores se convirtieron en los primeros resucitados como muertos vivientes que ahora forman parte del Creciente Acerado,y estos mismos persiguen a aquellos que intentarán mantener los juramentos de los Lanceros del Sol.

Tahlkora la última Mariscal de los Lanceros del Sol, se unió contra la nueva invasión de Joko a Vabbi, pero para entonces ya había muy pocos Lanceros de Sol. Joko capturó a Tahlkora y, sabiendo que no podía matarla sin que ella se convirtiera en una mártir, decidió cortarle su lengua para silenciarla. Pero incluso sin hablar ella todavía trabajaba contra el liche y sus siervos con sus escritos, así que hizo que sus fuerzas la capturaran una vez más, donde él la miró a los ojos. Aún así sin hablar, ni escribir, ella era un símbolo de rebelión contra el Rey Joko. Entonces liche la convirtió en un Despertado, pero descubrió que no podía controlarla. En su último intento por corromperla, Joko recuperó lo suficiente como para despertar a Tahlkora, de modo que Tahlkora no pudo moverse, pero dejó su alma dentro de su cadáver. Luego arrojó su cuerpo sobre la Meseta de Yahnur para pudrirse.

Al otro lado del Desierto de Cristal, Zehlon Ossa el último del linaje de Turai Ossa, reunió a los Lanceros del Sol y desertores por igual, ayudando a aquellos que intentaban huir de los dominios de Joko. Las fuerzas de Joko lograron capturar y convertir a Zehlon y sus aliados en Despertados para servir a sus propias fuerzas. Con esto los Lanceros del Sol ya no tenían un símbolo o alguien que los guiara.

Cuando la Orden de los Lanceros del Sol fue efectivamente derrotada, Palawa Joko había prohibido el uso de lanzas para acabar y destruir su símbolo de esperanza. Por lo cual algunos recurrieron al uso de dagas en su lugar, especializándose como romper hechizos para luchar contra la magia de los Despertados y detectar a sus espías. Las dagas se eligieron debido a su precisión, y el valor sentimental de cuando se rompieron las puntas de lanza se reformaría como daga.

Aunque todavía quedan unos pocos Lanceros del Sol después de su caída, el Creciente Acerado continúa cazándolos, y ocasionalmente convirtiéndolos para sus nuevas filas.

El retorno de los Lanceros del Sol[editar]

El nuevo Santuario de los Lanceros del Sol

Con el regreso del dios Balthazar y la desaparición de Palawa Joko, la nación de Elona se vio sumida en el caos desde la Desolación hasta Istan en el año 1330 d.É.. Algunos funcionarios del gobierno habían aprovechado la situación para explotar a la gente más que antes. La gente de Istan se encontraba entre los peores que sufrieron ya que los funcionarios allí impidieron todo el comercio de alimentos a los habitantes fuera de Palawadan.

Cuando Zaeim se enteró de lo que estaba ocurriendo en Istan, dejó atrás a su mentor de los Lanceros del Sol, Kitur en Vabbi, para reunir a la gente de su lugar de nacimiento. Inspiró a sus Lanceros del Sol de Istan para comenzar una revuelta total contra las fuerzas de Joko, liderados por Hakima, proclamaron a Zaeim como su nuevo Mariscal de Lanza. Mientras tanto los Lanceros del Sol en el Desierto de Cristal y Vabbi comenzaron a trabajar con los lugareños en esfuerzos contra los Despertados y los Forjados de Balthazar. Sin embargo las dos facciones de Lanceros del Sol permanecieron fuera de contacto entre sí en el caos de Elona. A pesar de ser pocos la Orden de los Lanceros del Sol fue una de las facciones que potencialmente ofrecía su apoyo a la Ciudad Libre de Amnoon, que estaba tratando de decidir su futuro mientras sufría incursiones de forjados en el campo circundante.

Con la muerte de Balthazar y el Dragón anciano Kralkatorrik voló hacia el sur de Vabbi y después de la Batalla del Bazar de Kodash, Tahlkora se encontró con el Comandante del Pacto. Con la ayuda de los grifos y lo que ella creía que era una bendición de Kormir, había vigilado a los restantes de los Lanceros del Sol. Juntos, ella y el Comandante comenzaron a construir un nuevo Santuario de los Lanceros del Sol, reclutando los pocos Lanceros del Sol restantes esparcidos por Elona, reuniendo las escrituras de Tahlkora y domesticando a los grifos para uso futuro de los Lanceros del Sol.

Mientras tanto, las fuerzas de los Despertados se habían recuperado con el regreso de Palawa Joko del Dominio de los Perdidos. El Dominio de Istan había comenzado a convertirse en una zona de guerra total cuando los Despertados asaltaron la ciudad liberada del Amanecer del Campeón, mientras que los Lanceros del Sol asaltaron Palawadan y el Gran Salón del Creciente Acerado. En la agitación, Zaeim había sido capturado pero posteriormente fue liberado por el Comandante del Pacto.

Después de que fue rescatado, Zaeim continuó los esfuerzos de reclutamiento de los Lanceros del Sol, eventualmente acumulando un ejército capaz de ayudar al Comandante a derrotar a Palawa Joko y detener la Peste de los escarabajos en la Batalla de Gandara junto con los charr de Olmakhan, la gente de Amnoon y varios otros voluntarios en el año 1331 d.É. Sin embargo, después de la derrota de Joko, el reino de Elona se dividió y necesitó un liderazgo, para ayudar a aliviar las tensiones entre las diversas facciones de Elona, Zaeim organizó una cumbre en la Fortaleza de Jahai, a la que asistieron los Lanceros del Sol y se les unió el famoso guerrero de los Lanceros del Sol, Koss Dejarin, quien detuvo un complot del Arconte Iberu para asesinar a los delegados asistentes y al Comandante del Pacto. Sin embargo, la cumbre fue interrumpida por un ataque de un Destructor de la Marca de la Muerte que finalmente abandonó la fortaleza en busca de Aurene. Dejando a un lado sus diferencias por el momento para enfrentarse a un enemigo común, las facciones vivas y los Despertados acordaron el tratado propuesto por Zaeim para formar un consejo de gobierno temporal que constara de cada facción representativa.

Para protegerse de la Marca del dragón y los marcados invasores de Kralkatorrik y así como para establecer una nueva base de operaciones, los Lanceros del Sol se trasladaron al antiguo Refugio del Sol, que fue asegurado por Koss, su descendiente Kossan Dejarin, Braham Eirsson y el Comandante. Para simbolizar un nuevo comienzo, el santuario se llamó "Refugio del Sol". Los Lanceros del Sol de todo Elona, especialmente las que residían en el Santuario de los Lanceros del Sol en Vabbi, se unieron por fin bajo el mando del mariscal lancero Zaeim, quien Tahlkora consideró digno del título. El Comandante ayudó a Zaeim a reclutar más Lanceros del Sol para la causa colocando carteles en todo Elona, el Desierto de Cristal y Tyria central. Aunque la mayoría de los reclutas eran humanos de ascendencia eloniana, algunos asura, charr, norn y sylvari también se unieron a las filas como cadetes de los Lanceros del Sol.

Bases[editar]

Desierto de Cristal

Miembros[editar]

Véase también: Categoría:Orden de los Lanceros del Sol

Curiosidades[editar]

  • Las Ocho Virtudes del Código de los Lanceros del Sol son casi idénticas a las Ocho Virtudes del Avatar de la serie Ultima, introducidas en la Ultima IV: La Búsqueda del Avatar. La única diferencia es que la Virtud Avatar de la Espiritualidad fue reemplazada por la Virtud de la Lealtad de los Lanceros del Sol.