Hematites

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

La Hematites era una piedra poderosa y grande que los Videntes crearon para contener magia que no fue corrompida por los dragones ancianos durante su último despertar. La Hematites original se rompió más tarde en cinco piezas que desde entonces se han dispersado por Tyria.

Historia[editar]

La creación de la Hematites[editar]

Una puerta cerrada en el Paso de las Zarzas presumiblemente conduce a las Cuevas de Hematites.

Durante el ultimo despertar de los dragones ancianos en Tyria hace 10,000 años, la antigua raza de los Videntes comenzó a experimentar con artefactos con los cuales esconder la magia de los dragones ancianos que estaban consumiendo todo a su paso. Sus primeros experimentos dieron como resultado la Piedra de las Sombras y refinaron el concepto aún mas hasta que crearon la primera Hematites con recursos divinos desconocidos.

Milenios pasaron hasta que los Seis dioses humanos llegaron a Tyria y llevaron a la humanidad con ellos a Cantha en el año 786 a.É. Eventualmente establecieron la ciudad de Arah en Orr y reunieron múltiples artefactos mágicos antiguos, incluida la Hematites, que almacenaron dentro de ella. En el año 1 a.É., Abaddon usó la Hematites para regalar magia a todas las razas de Tyria. Sin embargo debido a que la magia fue abusada y causó muchas guerras y bajas, el rey humano, Doric suplicó a los Seis dioses que pusieran fin al derramamiento de sangre. La mayoría de los dioses estuvieron de acuerdo, y la piedra masiva fue sellada con la sangre de Doric, dando su nombre a la piedra. Sin embargo el acto de sellar la magia, así como un conflicto creciente entre sus seguidores margonitas y los Olvidados, eventualmente hizo que Abaddon se rebelara y obligó a los otros dioses a derrotarlo y encarcelarlo y a sus celosos seguidores en el Reino del Tormento.

Para limitar la capacidad de las razas de usar magia, los dioses dividieron la Hematites original en cinco piezas en Arah y no solo destrozaron la Hematites sino que también aumentaron su poder al extraer energías de Zhaitan, el Dragón anciano durmiendo profundamente debajo de Orr. Los primeros cuatro segmentos gobernaron sobre su respectiva escuela de magia: Preservación, Agresión, Negación y Destrucción, y el quinto fragmento la piedra angular, se requería de la piedra angular si alguna vez se volvieran a ensamblar las Hematites. Una vez separadas, las Hematites fueron arrojadas al volcán más grande del Anillo de Fuego, la Boca de Abaddon. Antes de que los dioses se fueran al Éxodo, confiaron a la línea de sangre de Doric el deber de proteger las Hematites. Debido a que las cuatro escuelas de magia estaban separadas, ningún individuo era capaz de utilizar completamente todas las formas de magia.

Después de un tiempo, la boca de Abaddon hizo erupción y envió las cinco piedras a través de Tyria. Uno aterrizó nuevamente en la caldera del volcán, mientras que otro aterrizó en la Selva de Maguuma, en un lugar ahora conocido como el Pantano de las Centellas. Un tercero se estrelló a través de las Montañas Picosescalofriantes y reside en la Cueva de Hematites dentro de las montañas, al norte del actual Estrechos de la Devastación. Las ubicaciones de los dos últimos aún se desconocen.

Siglos después cuando el Manto Blanco estaba en el poder sobre Kryta, los mursaat alimentaron la Hematites junto con sus baterías de almas, con las almas de los Elegidos para alimentar la Puerta de Komalie y mantener a raya a los titanes. El visir Khilbron que resultó ser un liche que trabajaba para Abaddon y que había estado manipulando eventos para deshacerse de los mursaat y traer a los titanes a Tyria para los planes de su maestro, fue asesinado en la cima de la Hematites del Anillo de Fuego donde los héroes elegidos usaron el espíritu del liche para recargar las baterías del alma que cerraba la Puerta de Komalie.

La ciudad en ruinas de Arah[editar]

En el año 1325 d.É., Randall Piedragrís y un grupo de aventureros desafiaron los peligros de Arah infestado de resurgidos para aprender más sobre los Videntes y la Hematites. Se encontraron con varios poderosos resurgidos que se aferraron a pequeños fragmentos de la hematites, y los recogieron matando a los portadores de los resurgidos uno por uno. El grupo finalmente entró en el Palacio de Cristal Celestial, donde encontraron una gran Esquirla de hematites, rodeado por resurgidos que no intentó llevarlo, a diferencia de los fragmentos más pequeños.

Después de acabar con los resurgidos, Piedragrís se dio cuenta de que los dioses no solo habían dividido la hematites original en el área, sino que también le habían agregado las energías de Zhaitan, lo que aumentó la magia de las piezas separadas. Piedragrís estuvo expuesto al poder del fragmento de la Hematites, sin embargo y comenzó a salir de Tyria mientras el fragmento atacaba a sus compañeros de aventuras, quienes finalmente destruyeron el fragmento después de una feroz lucha. Después de la batalla, Piedragrís aparentemente desapareció en la Niebla, alegando que iría a encontrarse con los dioses mismos.

Tercera temporada de Mundo Viviente[editar]

Explosión de la Hematites de Maguuma.

En el año 1325 d.É., Randall Piedragrís y un grupo de aventureros desafiaron los peligros de Arah que estaba infestado por los resurgidos, para aprender más sobre los Videntes y la Hematites. Se encontraron con varios resurgidos poderosos que se aferraron a pequeños fragmentos de la Hematites, y recogieron estos fragmentos matando a los portadores resurgidos uno por uno. El grupo finalmente entró en el Palacio de Cristal del Cielo, donde encontraron un gran fragmento de Hematites y rodeado por resurgidos, que no intentaron llevárselo, a diferencia de los fragmentos más pequeños. Después de despejar el camino, Piedragrís se dio cuenta de que los dioses no solo habían separado la Hematites original en el área, sino que también habían agregado las energías de Zhaitan, lo que aumentó la magia de las piezas separadas. Sin embargo Piedragrís estuvo expuesto al poder del fragmento de la Hematites y comenzó a desplazarse fuera de Tyria mientras el fragmento arremetía contra sus aventureros compañeros que finalmente destruyeron el fragmento después de una lucha feroz. Después de la batalla, Piedragrís desapareció aparentemente entre la Niebla, alegando que iría a encontrarse con los dioses.

En el año 1329 d.É., el Comandante del Pacto descubrió que el Manto Blanco había estado experimentando en la Hematites de Maguuma durante años. Debido al reciente exceso de magia de las muertes de los dragones ancianos Zhaitan y Mordremoth, y la manipulación del Manto Blanco, la Hematites explotó. La explosión en sí fue aparentemente consumida por una entidad que afirma ser el último mursaat, Lázaro. Otros atrapados en la explosión como el desafortunado Manto Blanco y los soldados del Pacto, fueron vaporizados o convertidos en lunáticos enloquecidos de sangre adictos a la recolección de fragmentos de Hematites y la magia que contenían. Los fantasmas de los asesinados en la Hematites de Maguuma volvieron a perseguir su lugar de muerte, incapaces o poco dispuestos a seguir adelante. Los restos de la Hematites de Maguuma se pueden ubicar en el destrozado Pantano de la Hematites.

Efectos[editar]

Cada una de las Hematites tiene un efecto en el área que las rodea, como el Aura de la Hematites y la Maldición de la Hematites. El segundo podría haber sido causado por las baterías de las alma en la parte superior de las Hematites, ya que se dijo que los que murieron en la parte superior de las Hematites no pudieron resucitar y las baterías del alma tomaron las almas de los que murieron en la Hematites.

Si se consumen en cantidades lo suficientemente grandes, los fragmentos de Hematites pueden causar no solo náuseas sino también comportamientos y síntomas erráticos y violentos que se pueden describir como adicción. Una mayor exposición a los fragmentos de Hematites alterará a sus consumidores y los convertirá en una abominación descomunal en un período de tiempo relativamente corto e incluso puede liberar magia que puede alterar radicalmente el entorno que los rodea.

Las cinco Hematites[editar]

Galería[editar]

Notas[editar]