Contenido de la tercera temporada de Mundo Viviente

Lázaro

De Guild Wars 2 Wiki
Saltar a: navegación, buscar
Alerta de spoiler: El texto siguiente contiene información que podría revelarte contenido de 3.ª temporada del mundo viviente.


Soy el último mursaat. Hace muchos años, me conociste como Lázaro el Nefario. ¡He vuelto desde el umbral de la existencia!

— Lázaro

Lázaro el Nefario es el último mursaat superviviente. Tras resucitar tras la explosión de la hematites de Maguuma en el 1329 d.É., ha decidido dedicar sus esfuerzos a derrotar los dragones ancianos, en vez de seguir los planes del confesor Caudecus para obtener el trono de Kryta. Para conseguir lo que quiere, Lázaro parece querer unirse al comandante del Pacto y a Guardia de la Eternidad.

Biografía[editar]

Lázaro el Nefario era uno de los mursaat que conoció a Saul D'Alessio, lo que le llevó a fundar el culto del Manto Blanco. Muchos creyeron que fue asesinado junto a los de su raza durante la Guerra Civil Krytense, que ocurrió hace 250 años, pero sobrevivió, aunque a duras penas: fue debilitado ya que su poder le traicionó. Se ocultó, pero no sin antes jurar venganza por todo lo que se le había hecho. Los miembros restantes del Manto Blanco cuidaron del Lázaro debilitado y buscaron formas de resucitarlo, ya que lo veían como su último "dios", capaz de recuperar Kryta.

Durante su investigación de la hematites del Pantano de la Hematites, que comenzó en el año 1325 d.É., el Manto Blanco se dividió en dos bandos: uno que seguiría los planes de Caudecus para retomar Kryta, y el otro, que seguiría a la Alta Inquisidora Xera, para aprovecharse de la hematites de Maguuma y así resucitar y fortalecer a Lázaro, viéndolo así como su verdadero líder.

Resucitaron a Lázaro en el 1329 d.É., justo antes de que un grupo de aventureros asaltaran la Fortaleza de los Fieles del Manto Blanco. Poco después, la hematites de Maguuma explotó, y Lázaro absorbió gran parte de su poder. Entonces, se reveló cuando el comandante del Pacto luchaba contra las fuerzas de Caudecus. Parecía que Lázaro tomaba a Caudecus como un traidor, y el Manto Blanco se dividió aun más.

Más tarde, Lázaro apareció en Tarir, la Ciudad Olvidada para ayudar al comandante y a la Luminosa a derrotar a los destructores que atacaban a Aurene, el vástago de Glint. Tras pelear, Lázaro hizo conocer sus intenciones: parecía haber aprendido de los errores del pasado, y quería unirse al comandante para luchar contra los dragones ancianos. Aunque el grupo del comandante dudaba sobre su postura, Marjory aceptó vigilar y seguir a Lázaro. Lázaro aceptó las condiciones de Marjory, y se fueron de Tarir.

Después de matar a Caudecus, el comandante del Pacto investigó sus pertenencias y descubrió que Caudecus tenía un aspecto de Lázaro, necesario para su completa resurrección. Aquello significaba que la versión de Lázaro que Marjory estaba vigilando era falsa. No se sabía si el verdadero Lázaro seguía ahí fuera.

Tras disipar la ilusión que lo transformó, el comandante descubrió que Lázaro en realidad era Balthazar, el Dios de la Guerra. Tras traicionar al Manto Blanco y reunir mercenarios, el dios robó la máquina de Taimi para matar de un golpe a los dragones Primordus y Jormag. Para usarla, se fue a Draconis Mons. En el corazón del volcán, empezó a absorber magia de Primordus y de Jormag.

Aun así, el verdadero Lázaro seguía vivo. El Manto Blanco pensó que Lázaro había resucitado, y sus miembros dispersaron sus aspectos por toda Tyria antes de que Balthazar los atrapara. Tras la muerte de Saul D'Alessio, el Ojo de Janthir dejó el Bastión del Penitente para buscar los aspectos de Lázaro. Aprovechándose de ello, la Hoja Brillante había reunido los aspectos.

El último aspecto estaba dentro de un libro que Balthazar dejó en el Relicario de Abaddon, en Orr. El Ojo de Janthir, el comandante del Pacto y la ejemplar Kerida entraron en el relicario para recuperar el aspecto final. Esto revivió a Lázaro. Lázaro reveló que Kerida era realmente Livia, y una vez más juró venganza. Aun así, Lázaro perdió la pelea, y La Hoja Brillante, una poderosa espada de los orígenes de los Olvidados, terminó con su vida. Con su muerte, el Ojo de Janthir se desintegró, confirmando así que sus maestros, los mursaat, habían desaparecido para siempre.

Historia[editar]

3.ª temporada del mundo viviente[editar]

Habilidades de combate[editar]

Descripción
Habilidades
Habilidades para robar