Tyria (mundo)

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Mapa del mundo como se ve en la biblioteca del Priorato de Durmand.
Disambig icon.pngEste es un artículo acerca de el mundo. Para el continente con el mismo nombre, véase Tyria.

El mundo de Tyria anteriormente llamado "Thyria" en el antiguo krytano, que no debe confundirse con el continente del mismo nombre, ha sido el hogar de muchas especies, como los humanos, asura, enanos, norn y entre otros. La historia conocida lo sitúa hace más de 11,000 años, cuando los Grandes gigantes habitaron el mundo por última vez. Sin embargo la vida humana más antigua conocida no apareció hasta el año 786 a.É. Se conocen tres continentes y un número desconocido de lugares inexplorados. Debajo de Tyria corre una red subterránea de túneles, unidos por puertas asura.

Tyria es solo un mundo entre muchos en la Niebla. Es un mundo muy grande, pero la historia solo ha narrado eventos que han tenido lugar en tres continentes principales; Estos continentes son Tyria, Cantha y Elona

Cronología[editar]

La verdadera edad del mundo es desconocida, con los registros mas antiguos que datan de la extinción aproximada de los Grandes gigantes en 10,000 a.É. Este fue el período de la última vez que los dragones ancianos se despertaron y llevaron a los Grandes gigantes a la extinción. Existen pocos registros de esa época, ya que se sabe que solo cinco razas principales han sobrevivido: los enanos, olvidados, jotun, mursaat y videntes, aunque los kodan también parece tener historias de haber vivido en el último despertar de algún dragón anterior y con razas menos mágicas. De las cinco razas principales, solo los enanos y los jotun mantuvieron registros, pero desde entonces las culturas de las cinco razas han caído en la ruina y solo los jotun permanecen, aunque de forma salvaje y primitivas.

Aunque los mursaat finalmente traicionaron la alianza al luchar contra los Videntes y huir hacia la Niebla, los Videntes almacenaron con éxito la magia sobreviviente en el mundo en la Hematites para protegerla de los dragones ancianos. Glint la vástago y campeona de Kralkatorrik, se liberó de la influencia de su maestro a través de un ritual de los Olvidados y eventualmente se rebeló contra él, al ocultar las razas supervivientes del mundo de los dragones ancianos que gradualmente cayeron en el sueño para esperar que se elevara los niveles de magia y levantarse de nuevo.

En algún momento aún desconocido en el pasado, seres poderosos conocidos como los Seis dioses humanos viajaron a Tyria al ingresar a las Aguas Artesianas de Orr, trayendo a la humanidad con ellos y marcando el comienzo de una nueva era. Bajo la guía de Balthazar, el Dios de la Guerra, los humanos se extendieron y conquistaron tierras en todo el mundo. La nación más antigua conocida de la humanidad fue Cantha, que se estableció por primera vez en el año 786 a.É. En el año 205 a.É., la humanidad viajó a los continentes del norte de Tyria y Elona, ​​y establecieron el reino de Orr y la dinastía primigenia en sus respectivos continentes con algunas sugerencias sutiles de que otras naciones humanas menos conocidas también se fundaron en otros lugares. Alentados por Balthazar, la humanidad continuó extendiéndose por todo el mundo, librando guerras con los habitantes nativos y alejándolos de sus tierras. Con el tiempo, establecieron Ascalon en la tierra previamente conquistada por los charr y crearon muchos asentamientos en Kryta.

En el año 1 a.É., Abaddon, el Dios del Conocimiento, usó la Hematites de los Videntes con otros dioses para otorgar magia a todas las razas del mundo. Sin embargo, este regalo fue contraproducente a medida que las guerras entre las razas y las personas crecieron y se intensificaron. El rey Doric de los reinos humanos de Tyria suplicó a los dioses que recuperara su regalo, y para hacerlo, los dioses separaron la Hematites en cinco piezas, cada una representando una escuela de magia diferente (Agresión, Negación, Destrucción y Preservación), así como una piedra angular requerida para reunir las demás Hematites en una otra vez. Luego usaron la sangre de Doric para sellar la magia y dejaron caer la Hematites en la Boca de Abaddon, el volcán más grande de las islas del Anillo de Fuego. La magia permaneció en el mundo, pero redujo considerablemente su poder y eficiencia.

Sin embargo, Abaddon no estuvo de acuerdo con eliminar la magia. Después de recibir una petición de ayuda de sus entusiastas seguidores margonitas que fueron perseguidos por la armada de los Olvidados por cometer crímenes de matar sirvientes de otros dioses y difamar estatuas de dioses en el Templo de los Seis Dioses, Abaddon hundió las naves de los Olvidados y se rebeló contra los otros dioses para promover sus propias ambiciones, transformando a los margonitas sobrevivientes en seguidores demoníacos para emprender la guerra en su nombre. El choque resultante entre los dioses transformó el Mar de Cristal y un verde paisaje eloniano en el Desierto de Cristal y la Desolación, respectivamente. Después de la derrota de Abaddon, los cinco dioses lo sellaron a él y a los margonitas en el Reino del Tormento con varios Olvidados actuando como sus guardianes. Debido a la devastación que había causado la guerra, los dioses dejaron el mundo conocido como el Éxodo de los Dioses.

Mientras estaba encarcelado, Abaddon continuó tramando y usó a sus sirvientes para causar catástrofes como la Devastación de Ascalón y el Cataclismo de Orr que devastó sus respectivos paisajes. En el año 1075 d.É., más de mil años después del Éxodo, Abaddon intentó introducir el Anochecer para fusionar a Tyria con el Reino del Tormento y así poder salir de su prisión. Algunas áreas de Elona sufrieron los efectos del Anochecer, aunque Abaddon fue finalmente derrotado por un grupo de héroes, incluida la Mariscal Kormir que ascendió para tomar el lugar de Abaddon en el panteón y salvar a Tyria de ser devastada por la magia desenfrenada del dios caído. Sin embargo, la magia duró lo suficiente como para que Primordus el Dragón anciano se moviera de su sueño de milenios, lo que condujo al último ciclo de despertar del dragón con el surgimiento de Primordus en el año 1120 d.É.

Geografía[editar]

Según un mapa del mundo etiquetado en el Nuevo Krytense que se encuentra en la biblioteca del Priorato de Durmand, el mundo de Tyria se compone de varias grandes masas de tierra, entre las cuales se encuentra un super continente también llamado Tyria. El super continente contiene a Tyria y Elona (aunque estos dos juntos solo representan aproximadamente una cuarta parte del super continente).

Al sur se encuentra el continente de Cantha, cuya costa norte ha sufrido cambios dramáticos desde hace 250 años. Ahora la isla Shing Jea está unida al continente principal a través de un puente terrestre, y hay lagos interiores en toda la ciudad de Kaineng, posiblemente relacionados con el Gran Tsunami. En el mapa el Mar de Jade, no parece haber vuelto al agua como se esperaba; Sin embargo es posible que esto se deba a que el Emperador Usoku y el Ministerio de Pureza han hecho imposible conocer la geografía interna de Cantha.

El mapa del Priorato de Durmand también contiene varias otras islas y continentes, algunos de los cuales están etiquetados en Nuevo Krytense. Sin embargo, la mayoría de estas etiquetas parecen ser descriptivas en lugar de nombres de lugares reales, como en muchos mapas del mundo antiguo.

Curiosamente Arco del León, el viejo Kaineng, Kamadan (que desde entonces ha sido renombrado Palawadan, la Joya de Istan en honor del Rey Palawa Joko) y el Gran Templo de Balthazar están todos marcados en este mapa, así como dos ubicaciones desconocidas al oeste : uno (aparentemente bajo el agua) en medio de las islas hundidas.

Galería[editar]

Referencias[editar]