Tyria (mundo)

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Alerta de spoiler: El texto siguiente contiene información que podría revelarte contenido de Guild Wars 2.
Disambig icon.pngEste es un artículo acerca de el mundo. Para el continente con el mismo nombre, véase Tyria.
Parte del mundo de Tyria visto desde el mapa mundial.

El mundo de Tyria anteriormente llamado "Thyria" en el antiguo krytano, que no debe confundirse con el continente del mismo nombre, ha sido el hogar de muchas especies, como los humanos, asura, enanos, norn y entre otros. La historia conocida lo sitúa hace más de 11,000 años, cuando los Grandes gigantes habitaron el mundo por última vez. Sin embargo la vida humana más antigua conocida no apareció hasta el año 786 a.É. Se conocen tres continentes y un número desconocido de lugares inexplorados. Debajo de Tyria corre una red subterránea de túneles, unidos por puertas asura.

Tyria es solo un mundo entre muchos en la Niebla. Es un mundo muy grande, pero la historia solo ha narrado eventos que han tenido lugar en tres continentes principales; Estos continentes son Tyria, Cantha y Elona

Cronología[editar]

Orígenes[editar]

Una representación del Todo que muestra a los dragones ancianos, los reinos espirituales, las esferas de influencia y la poderosa magia conectados con el mundo de Tyria.

Un área apartada más tarde conocida como el Lamento de Madre, ubicada en el sur de la Muerte del Dragón en el Mar de Jade en el este de Cantha en la actualidad, es donde el mundo de Tyria comenzó a tomar forma y donde la vida floreció por primera vez en eras pasadas mientras varios espíritus deambulaban y comenzaron tomando forma física en este plano material naciente. El lugar que un día vería la construcción del Templo de la Cosecha fue el primero en el mundo de Tyria en contener un importante centro de línea ley debajo para dirigir el flujo de magia.

La Dragona anciana Soo-Won fue la primera ser físico que existió en este mundo en desarrollo y ayudó a nutrir la vida tejiendo los múltiples dominios de la magia. Al hacerlo, ayudó a detener el impulso implacable del Vacío hacia la entropía que habría llevado a que Tyria y toda la vida en ella se disolvieran de nuevo en el estado primordial en la Niebla si no se hubiera controlado. Tanto para ayudarla en esta tarea crucial de preservar el mundo como para no sentirse sola, Soo-Won dio vida a sus cinco hijos (Jormag, Kralkatorrik, Mordremoth, Primordus y Zhaitan) y dividió los dominios de la magia para que cada uno de estos nuevos Dragones ancianos obtuvieran su dominio respectivo y la responsabilidad de equilibrar el sistema mágico de Antikytheria del Todo mientras ella retenía el control sobre el dominio del agua. Debido a sus orígenes y su papel como equilibradores de la magia, los seis dragones ancianos se conectaron intrínsecamente no solo con el mundo de Tyria en el Todo, sino también con los reinos espirituales asociados y las esferas de influencia. Sin embargo, la magia dotada comenzó a influir en los jóvenes Dragones ancianos que desarrollaron sus propias personalidades y deseos a medida que crecían, y sus diferencias finalmente llevaron a enfrentamientos entre hermanos y su madre antes de que todos tomaran caminos separados para establecer sus dominios en las regiones en formación en todo el mundo.

Una vez que los Dragones ancianos se corrompieron y atormentaron cada vez más por la influencia persistente del Vacío en los dominios mágicos divididos, se volvieron codiciosos y comenzaron a devorar toda la magia ambiental disponible en el mundo mientras usaban su magia elemental corruptora para convertir a muchos seres conscientes en dragones elementales. en lo que se conoció como el primero de muchos ciclos del Ascenso del Dragón. Se cree que Soo-Won creó artefactos mágicos esféricos conocidos como los Ojos del Océano, incluido el Orbe azul, que tenía el poder de crear una amplia barrera mágica protectora a su alrededor que impedía que se crearan nuevos dragones y protegía a los seres vivos no corrompidos de los dragones ancianos. Una teoría presentada en el año 1335 d.É. postula que Soo-Won pudo haber regalado muchos de estos orbes a las razas nacientes del mundo de Tyria durante varios dragones; si es así, un número desconocido de civilizaciones y razas antiguas pueden haber sobrevivido potencialmente al reinado destructivo de los Dragones ancianos mucho más allá de las regiones pobladas documentadas más tarde de Tyria Central, Cantha y Elona.

Previo al Ascenso del Dragón[editar]

Se desconoce la verdadera edad del mundo de Tyria, y los registros más antiguos datan de la extinción aproximada del Giganticus Lupicus en el año 10.000 a. Este fue el período de la última vez que los Dragones ancianos se despertaron en el que llevaron al Giganticus Lupicus a la extinción. Queda poca evidencia física o escrita de las civilizaciones y razas que existieron en los ascensos de los dragones, que muestren la totalidad de la destrucción provocada por los Dragones ancianos. Las estructuras y artefactos más antiguos conocidos e identificados del Ascenso del dragón anterior pertenecen a las razas más antiguas de los Enanos, Olvidados, Jotun, Mursaat y Videntes; los orígenes de otras estructuras antiguas como el Ojo del Norte y las Minas Altrumm del Bosque de Echovald o las reliquias de lugares como las Minas Aurios dentro del Mar de Jade, y si se remontan a la salida del ascenso del dragón, siguen siendo actualmente desconocidos. Dragones de todas las formas, tamaños y orígenes llamaron hogar a Cantha durante miles de años.

Los enanos, los olvidados, los jotun, los mursaat y los videntes eran conocidos como la élite que acumulaba magia sobre las razas menos poderosas durante este tiempo. A pesar de su vasto conocimiento y dominio de la magia, tampoco sabían cuántas veces los Dragones ancianos se habían alzado en la historia de Tyria. Se sabe que los charr, enanos, jotun, kodan, norn y tengu tienen historias persistentes transmitidas de generación en generación sobre el último ascenso de los dragones ancianos, con estelas de jotun que mencionan un "sexteto de tragadores". Según los estudiosos, la existencia misma de estos relatos indica que los dragones ancianos se han despertado al menos dos veces en la historia. Documentos antiguos, actualmente encontrados en la colección del Priorato de Durmand, revelan relatos transmitidos por otras razas como los poderosos Videntes e incluso los mismos Seis dioses humanos.

A diferencia de las otras cuatro razas mayores, los Olvidados eran una raza alienígena serpentina que adoraba a los Seis dioses humanos y emigró a Tyria desde la Niebla. Eventualmente unieron fuerzas con las otras razas antiguas para oponerse a los Dragones anciano en la primera alianza multirracial conocida en la historia de Tyria. Los Olvidados y los mursaat atacaron al Dragón anciano Zhaitan pero no lograron matarlo. Los mursaat culparon a la falta de participación de los enanos, jotun y videntes en el asalto como la razón del fracaso. Estos desacuerdos eventualmente llevaron a la disolución de la alianza y a que los mursaat se retiraran a la Niebla con su magia intacta, y pelearían una guerra destructiva contra los Videntes que llevó a la casi extinción de estos últimos. Con la ayuda de "recursos divinos" desconocidos, los Videntes pudieron reunir la magia intacta restante en el mundo y encerrarla dentro de un gran artefacto conocido como la primera Hematites, lo que eventualmente aceleró la caída del sueño de los Dragones ancianos. Glint, descendiente y campeona del dragón anciano Kralkatorrik, fue liberada de la influencia de su maestro a través de un ritual de los Olvidados y finalmente se rebeló contra él ocultando las razas sobrevivientes del mundo conocido de los Dragones ancianos que gradualmente se durmieron para esperar los niveles de magia para poder volver a despertar. Sin embargo, este sellado de la magia también conduciría a la espiral descendente gradual de los jotun hacia el salvajismo durante los siglos siguientes a medida que descendían a una brutal guerra civil por las migajas de poder que quedaban.

Era de los Seis dioses humanos[editar]

Mapa del mundo como se ve en la biblioteca del Priorato de Durmand.

En algún punto aún desconocido del pasado, poderosos seres conocidos como los Seis dioses humanos viajaron a Tyria a través de las Aguas Artesianas de Orr, trayendo consigo a la humanidad y marcando el comienzo de una nueva era. Bajo la guía de Balthazar, el dios de la guerra, los humanos se extendieron y conquistaron tierras por todo el mundo mientras que Melandru, la diosa de la naturaleza, ayudó a volver verde la tierra. Las persistentes leyendas charr darían crédito a Melandru como la creadora del mundo, lo que sugiere que su alcance era enorme en ese momento; los dioses serían conocidos como los Dioses de Tyria y los creadores del mundo y también ganarían algunos adoradores no humanos. La nación más antigua conocida de la humanidad fue Cantha, establecida por primera vez en 786 a.É. Desde entonces, se ha dicho que Cantha fue colonizada por humanos varias veces en la era pre-imperial, lo que sugiere que las tribus que algún día se conocerían como los modernos Canthianos fueron solo los últimos colonizadores de este fértil continente.

En el año 205 a.É., la humanidad viajó a los continentes del norte de Tyria y Elona, ​​y estableció el reino de Orr y la Dinastía primigenia en sus respectivos continentes con algunas sugerencias sutiles de que otras naciones humanas menos conocidas también se fundaron en otros lugares. Los Luxons y los Kurzicks, así como las etnias que poblarían Elona y Tyria central, no se originaron en Cantha; los Luxons terminaría teniendo historias persistentes de una patria lejana al otro lado del Océano Interminable. Los canthianos inicialmente desconocía la existencia de las culturas del norte, pero finalmente se dieron cuenta de ellas, eligiendo en cambio comerciar con los humanos del norte en lugar de tratar de conquistarlos. Alentada por Balthazar, la humanidad continuó extendiéndose por el mundo, librando guerras con los habitantes nativos no humanos y expulsándolos de sus tierras. Con el tiempo, los humanos establecieron Ascalon en la tierra previamente conquistada de los grawl por los invasores charr y crearon muchos asentamientos en Kryta. Los Seis viajaron por todo el mundo y reunieron varios artefactos antiguos que almacenarían en la ciudad de Arah y en los relicarios del Desembarco de la Sirena para su estudio y custodia.

En el año 1 a.É., Abaddon, el dios del conocimiento, usó la Hematites de los Videntes con otros dioses para otorgar magia a todas las razas del mundo. Sin embargo, este regalo repercutió negativamente a medida que crecían y se intensificaban las guerras entre las razas y las personas. El rey Doric de los reinos humanos de Tyria suplicó a los dioses que recuperaran su regalo y, para hacerlo, los dioses partieron la Hematites en cinco partes, cada una de las cuales representaba una escuela de magia diferente (agresión, negación, destrucción y preservación), así como una piedra angular requerida para reunir a las Hematites en uno de nuevo. Luego usaron la sangre de Doric para sellar la magia y arrojaron las Hematites en la Boca de Abaddon, el volcán más grande de las islas del Anillo de Fuego. La magia permaneció en el mundo, pero muy reducida en su poder y eficiencia.

Sin embargo, Abaddon no estuvo de acuerdo con eliminar la magia. Después de recibir una petición de ayuda de sus celosos seguidores margonitas que fueron perseguidos por la armada de los Olvidados debido a que cometieron crímenes de matar a los sirvientes de otros dioses y difamar las estatuas de dioses en el Templo de los Seis Dioses, Abaddon hundió los barcos de los Olvidados que los perseguían y se rebeló contra los otros dioses para promover sus propias ambiciones, transformando a los margonitas supervivientes en seguidores demoníacos para hacer la guerra en su nombre. El choque resultante entre los dioses transformó el Mar de Cristal y un paisaje verde de Elona en el Desierto de Cristal y la Desolación, respectivamente. Tras la derrota de Abaddon, los cinco dioses lo sellaron a él y a los margonitas en el Reino del Tormento con varios Olvidados actuando como sus guardianes. Debido a la devastación que había causado la guerra, los dioses abandonaron el mundo en el Éxodo de los Dioses. A pesar de su partida, los dioses todavía enviaron visiones proféticas a sus seguidores y les otorgaron sus bendiciones, lo que permitió la resurrección a través de santuarios de resurrección.

Mientras estaba encarcelado, Abaddon continuó tramando y usó a sus sirvientes demoníacos y mortales, así como peones manipulados como los charr a través de los titanes para causar catástrofes como el Viento de Jade de Cantha en el año 872 d.É., la Devastación de Ascalon en el 1070 d.É. y el Cataclismo de Orr en el año 1071 d.É. que devastó sus respectivos paisajes.

En el año 1075 d.É., más de mil años después del Éxodo, Abaddon intentó marcar el comienzo del anochecer para fusionar Tyria con el Reino del Tormento y así permitir que lo liberaran de su prisión. Algunas áreas de Elona sufrieron los efectos del Anochecer, aunque Abaddon finalmente fue derrotado por un grupo de héroes, incluida la Mariscal lancero Kormir, que ascendió para ocupar el lugar de Abaddon en el panteón y salvar a toda Tyria de ser devastada por la magia desenfrenada del dios caído. Con Abaddon reemplazado y su amenaza disminuida, los Seis optaron por poner fin a su persistente influencia en el mundo de Tyria y dejar que los mortales lo gobiernen sin su interferencia divina. Algún tiempo después de este segundo éxodo, los santuarios de resurrección dejaron de funcionar y se volvió casi imposible resucitar seres muertos en el mundo sin la ayuda de artefactos mágicos extremadamente raros como la enigmática Llama Eterna.

Ultimo Ascenso del Dragón[editar]

Aunque Kormir había podido consumir el poder desatado de Abaddon durante su ascensión, el aumento temporal de la magia había durado lo suficiente como para comenzar a despertar al Dragón anciano Primordus de su letargo milenario, lo que condujo al último ciclo del Ascenso del Dragón con el ascenso de Primordus en el año 1120 d.É. y las catástrofes que siguieron. Otros dragones ancianos también comenzaron a despertar en los siglos siguientes. Todas las especies acuáticas del Mar de Jade y el Océano Interminable sintieron el ascenso de la Dragona anciana Soo-Won, ya que su poderosa presencia hizo retroceder las sombras en las profundidades.

Características físicas[editar]

Según un mapa del mundo etiquetado en el Nuevo Krytense que se encuentra en la biblioteca del Priorato de Durmand, el mundo de Tyria se compone de varias grandes masas de tierra, entre las cuales se encuentra un super continente también llamado Tyria. El super continente contiene a Tyria y Elona (aunque estos dos juntos solo representan aproximadamente una cuarta parte del super continente).

Al sur se encuentra el continente de Cantha, cuya costa norte ha sufrido cambios dramáticos desde hace 250 años. Ahora la isla de Shing Jea está unida al continente principal a través de un puente terrestre, y hay lagos interiores en toda la ciudad de Kaineng, posiblemente relacionados con el Gran Tsunami. En el mapa el Mar de Jade, no parece haber vuelto al agua como se esperaba; Sin embargo es posible que esto se deba a que el Emperador Usoku y el Ministerio de Pureza han hecho imposible conocer la geografía interna de Cantha.

El mapa del Priorato de Durmand también contiene varias otras islas y continentes, algunos de los cuales están etiquetados en Nuevo Krytense. Sin embargo, la mayoría de estas etiquetas parecen ser descriptivas en lugar de nombres de lugares reales, como en muchos mapas del mundo antiguo.

Curiosamente Arco del León, el viejo Kaineng, Kamadan (que desde entonces ha sido renombrado Palawadan, la Joya de Istan en honor del Rey Palawa Joko) y el Gran Templo de Balthazar están todos marcados en este mapa, así como dos ubicaciones desconocidas al oeste : uno (aparentemente bajo el agua) en medio de las islas hundidas.

Astronomía[editar]

Los jotun fueron la primera especie conocida que intentó catalogar el cielo nocturno sobre Tyria. En el libro Estrellas en ascenso, una interpretación de una antigua escritura jotun, el traductor declara su creencia de que el texto dice que las constelaciones mismas son alteradas por el despertar de los Dragones ancianos. Esto aparentemente es corroborado por el descubrimiento de Varra Skylark del Telescopio Místico en Arah. Hace muchos años, el viajero misterioso y cascarrabias Bahltek describió algo similar de los Seis, diciendo: "Los dioses se pueden ver en los cielos... en diversos grados. Han estampado sus marcas en el firmamento, y estas marcas no son constante". Los astrónomos de Istani afirmaron que las estrellas contienen profecías del futuro e incluso predijeron eventos como el Anochecer.

El Corazón de Dwayna es una estrella visible en el cielo sobre Tyria que no se mueve, similar a la w:Polaris (estrella)Estrella del Norte.

La representación de las constelaciones y los nombres de las estrellas parecen variar según la raza. Las constelaciones conocidas en el cielo nocturno sobre Tyria incluyen:

Constelaciones humanas
Constelaciones charr
Constelaciones Norn
Otras constelaciones
  • Héroe legendario
    • Contiene las estrellas "Nunca más", "Sofismo" y "Juglar"
  • Bastón de Joko
    • Contiene las estrellas "Desolación", "Plaga" y "Azote"
  • Monolito grabado
    • Contiene las estrellas "Mallyx" y "Libros apócrifos"
  • Fauces de dragón
    • Contiene las estrellas "Aliento de fuego" y "Fang"

Mapa interactivo[editar]

Galería[editar]

Referencias[editar]