Espíritu del Fuego

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

El Espíritu del Fuego es uno de los espíritus aparentemente no sensibles de Tyria junto con espíritus como la Oscuridad, la Montaña y las Estaciones. Los norn describen a estos espíritus como hostiles o incluso maliciosos. Son desafíos contra los que luchar o obstáculos legendarios colocados en el camino de un héroe, en lugar de amigos o guías como los espíritus animales a los que los norn llaman los Espíritus de la naturaleza. Aunque los cuentos de los kodan afirman que el Espíritu del Fuego envejeció y abandonó Tyria, también sugieren que su esencia perdura en la Llama de Koda, que protege a los pueblos de Tyria contra las heladas ventiscas del Dragón anciano Jormag.

Historia[editar]

Según los relatos de los portadores de llamas kodan, Koda encargó a la tribu kodan del Santuario de Eclipse del Pesar que enseñara y aprendiera del Espíritu del Fuego para que pudiera alcanzar la iluminación a medida que madurara y llegar a comprender su propósito como una fuerza de equilibrio en el mundo.

Originalmente pequeño y manso, el Espíritu del Fuego creció en tamaño y velocidad bajo el cuidado de la tribu hasta que ya no necesitó ser llevado por los kodan y comenzó a extenderse por todo el mundo mientras causaba destrucción a su paso. Las acciones imprudentes del espíritu entristecieron a los otros espíritus, y Koda no estaba contento. Exigió que la tribu, a quien se le había confiado el espíritu, lo guiara y le enseñara a dónde ir. Sin embargo, la tribu malinterpretó las intenciones de Koda e inicialmente le enseñó al espíritu solo qué destruir, lo que hizo que la tribu sufriera lo que interpretaron como la ira de Koda.

Los kodan experimentaron un Tiempo de Gran Prueba que fue causado por La tormenta del Dragón durante el anterior ascenso de los dragones ancianos. Una vez que pasó la tormenta, la tribu se dio cuenta de que también necesitaban enseñarle al Espíritu del Fuego qué crear para que las acciones del espíritu estuvieran en equilibrio según los puntos de vista de Koda. Como resultado, le enseñaron al espíritu sobre la vida y cómo mantener calientes a los seres vivos en el frío mientras el espíritu se instalaba en su hogar en el Santuario de Eclipse del Pesar.

Con el paso de los años, el Espíritu del Fuego ya no necesitaba a la tribu para sobrevivir. Como Koda pretendía, el espíritu había aprendido todo lo que podía y a su vez, le enseñó a los kodan cómo la llama era una forma pura de armonía que equilibraba la creación y la destrucción, simbolizando el delicado punto de apoyo en el que todos los seres vivos existían por la gracia de Koda.

Después de muchos años de armonía, el espíritu envejeció y se preparó para dejar atrás a Tyria. Según la historia, Koda regaló braseros especiales a la tribu a la que se le había confiado el espíritu para que pudieran preservar la última llama restante engendrada por el espíritu mismo como protección contra el frío y difundir la sabiduría de la Llama de Koda a los futuros portadores de llamas cuando llegara el momento, tenía razón.

Los norn, sin embargo, no veían al Espíritu de Fuego tan positivamente como lo veían los kodan. Para ellos, espíritus como el fuego, la oscuridad, la montaña y las estaciones no eran amigos o guías como los espíritus animales de la naturaleza, sino fuerzas hostiles o incluso maliciosas contra las que luchar.

Logros relacionados[editar]

Curiosidades[editar]

  • Dadas las diferentes explicaciones utilizadas por Egil Cuentafuego, los Kodan Portadores de llamas, y las publicaciones del blog Un Espíritu de Leyenda y La sabiduría y el poder de los Kodan, se desconoce si el Fuego y los otros espíritus aparentemente no sensibles deben ser categorizados como Espíritus de la naturaleza como lo son los espíritus animales, o si representan un grupo de espíritus no relacionados en Tyria.
  • El dominio de las Llama de Koda está inspirado en el Espíritu del Fuego.

Ver también[editar]