Balthazar

De Guild Wars 2 Wiki
Saltar a: navegación, buscar
Un arte conceptual de Guild Wars 1 de Balthazar.

Esarte está trabajando en este artículo.

Alerta de spoiler: El texto siguiente contiene información que podría revelarte contenido de la 3.ª temporada del mundo viviente y Path of Fire.

La batalla se endureció con el paso de las semanas y los guerreros cada vez estaban más cansados, sus fuerzas desfallecían.

Entonces Balthazar, dios de la guerra y el fuego, se mostró ante los soldados, llevando con él una gran espada que brillaba con tal intensidad que cegaba a cualquiera que mirase directamente. Cuando él hablaba, su voz era como un estruendo que sacudía la tierra con gran fuerza.

Y dijo: Alzad las armas, porque vosotros sois mis soldados y debéis permanecer firmes, fuertes y valientes. Aquellos que no duden ni tropiecen serán galardonados, y de ellos será la gloria. Y vuestras hazañas serán recordadas para la eternidad.

Entonces descargó de su espada cientos de llamas, las cuales engulleron los soldados. Era el fuego del valor. Y en ese preciso momento todos empezaron a seguir al Dios en la batalla sin miedo ni vacilación. Y el enemigo fue derrotado.

— Testamentos de Balthazar, 48 a.É

Balthazar es el dios de la guerra, del fuego y de los desafíos. Era el segundo de los seis dioses humanos que llegó a Tyria desde la Niebla, llevando la cabeza de su padre y acompañado por sus dos sabuesos, Temar y Tegon. Era Balthazar quien urgió a la humanidad para que peleara contra las otras razas y reclamaran el mundo, ya que creía que las demás razas caerían fácilmente. Mientras hay algunos que lo adoran y le piden coraje para la batalla, hay algunos que tratan a Balthazar como un dios violento e incluso irracional. Su hermanastro, Menzies, llevó una guerra contra el reino de Balthazar en la Fisura de la Aflicción. El resultado de esta guerra es desconocido.

Balthazar se suele asociar con el honor, valor, lobos y sabuesos. Sus estatuas lo ilustran con un mandoble y sus sabuesos a sus pies. Antes del Alzamiento de Orr y la destrucción de las islas, la orden de los Zaishen lo adoraron exclusivamente a él. Antes del Cataclismo, los orrianos lo adoraron en la Catedral de Victoria Gloriosa.

Biografía[editar]

Años tempranos[editar]

El pasado de Balthazar es desconocido. Era miembro de la generación antigua de los seis dioses humanos, que guiaron a la humanidad. Balthazar luchó en una guerra interminable, contra la armada de su hermanastro Menzies en la Fisura de la Aflicción. No se conocen los orígenes del conflicto ni la identidad de los padres.

La vida en Tyria[editar]

Según algunos pergaminos de historia orrianos, Balthazar fue el segundo dios que llegó desde la Niebla. Balthazar creía que los humanos superarían al resto de razas de Tyria. Aun así, los nativos resistieron a la expansión humana mejor de lo que esperaba el dios de la guerra. A pesar de esto, la humanidad mostró resiliencia y llegó hasta Orr, Elona y más allá.

Una leyenda de Cantha dice que Balthazar pasó un tiempo caminando en Tyria y se cruzó con una aldea que lo ofendió gravemente. El viejo ritualista Kaolai desafió al dios a una partida de Nui. Balthazar aceptó pero perdió. Así, Balthazar asesinó al ritualista pero lo mandó al templo de Tahnakai, como extraño gesto de deportividad.

Mientras los orrianos trabajaban para construir la gran ciudad de los dioses, Arah, Abaddon, el dios de la sabiduría, diseñó un conjunto de relicarios en los que los dioses podían guardar sus artefactos, reliquias y sabiduría. Balthazar obtuvo uno de estos relicarios. Durante este tiempo los dioses reunieron varios artefactos poderosos por el mundo, incluyendo la hematites original y el telescopio místico.

En algún punto los dioses obtuvieron conocimiento de la existencia de los dragones ancianos, que estaban ligados al equilibrio mágico de Tyria. La información sobre ellos fue documentada en lo que se convertiría en el pergamino de los cinco dioses verdaderos.

Los dioses vivieron durante un tiempo junto a sus seguidores en Arah. Sin embargo, su resplandor cegaba a los mortales que los miraban durante demasiado tiempo. Los dioses decidieron retirarse del público, y Dwayna, la diosa de la vida, pidió a Malchor que creara una estatua para cada dios. Cerca del año 48 a.É. el que una vez fue dios de la muerte, Dhuum, fue reemplazado por el hijo de Dwayna, Grenth, quien se convertiría en el actual dios de la muerte.

Éxodo de los dioses[editar]

Una leyenda ascaloniana y un pergamino orriano dicen que los dioses formularon un ritual mágico y regalaron tres artefactos sagrados (una corona mágica, la espada de Balthazar, Sohothin, y su gemela, Magdaer, al linaje humano para que se protegiera de la invasión. Los artefactos, junto al conocimiento de cómo usarlos en el ritual, pasaron a pertenecer a la línea de reyes de Ascalon.

En el año 1 á.E. los Seis decidieron otorgar magia a las razas mortales. El don de la magia hizo que las razas fueran avariciosas, lo que ocasionó guerras devastadoras. El rey Doric, quien se había convertido en el rey de las tribus humanas de Tyria, viajó a Arah y pidió a los Seis que pusieran fin a la matanza. Como respuesta a su petición, los dioses destrozaron la hematites original, y dividieron la magia del mundo en cinco hematites menores para evitar que nadie pueda poseer toda la magia. Según la Historia de Tyria, los dioses sellaron las hematites con la sangre de Doric.

Abaddon se enfrentó a los dioses debido a un desacuerdo en cuanto el reparto de magia. El dios, y sus aliados margonitas, fueron derrotados tras un asalto fallido; sin embargo, la victoria de los dioses tuvo un precio: el Mar de Cristal se convirtió en el Desierto de Cristal. Balthazar forjó las cadenas que encerraron al dios en el Reino del Tormento.

Los Cinco se dieron cuenta de las consecuencias que tuvo el reparto de poder y la guerra contra Abaddon, y decidieron abandonar el mundo. Se fueron de Tyria en el año 0 d.É. en un evento conocido como el Éxodo de los Dioses. Los Cinco se fueron a la Niebla y continuaron gobernando sus reinos desde allí.

Conflictos en la Niebla[editar]

Cuando estuvo en la Niebla, Balthazar se esforzó en derrotar a Menzies en la Fisura de la Aflicción. Siglos después del Éxodo, héroes mortales se adentraron en la Fisura, y ayudaron a matar a los miembros de la armada de Menzies. Así, consiguieron que Balthazar pudiera vencer.

Cuando Abaddon intentó escapar de su cautiverio, los dioses decidieron no involucrarse. Sin embargo, los Cinco dieron un don a Kormir a través de los avatares para poder derrotar a Abaddon de una vez por todas.

Después de que Kormir absorbiera el poder de Abaddon y se transformara en diosa, en el 1075 d.É. el pico de magia despertó a Primordus. La mayoría de los dioses prefirieron dejar que los mortales de Tyria se enfrentaran a los dragones, pero Balthazar no estuvo de acuerdo.

Esto hizo que Balthazar acusara a los otros dioses por ser cobardes. Por eso, los demás dioses arrebataron el poder de Balthazar y lo atraparon en la Niebla para que no fuera una amenaza. Balthazar se sintió traicionado.

El dios de la guerra quedó atrapado hasta el 1328 d.É. cuando el charr Rytlock Brimstone se encontró con él mientras buscaba su espada, Sohothin. Balthazar le encendió la espada a Rytlock, y éste, en forma de agradecimiento, le desencadenó. Después de que el charr abandonara la Niebla, Balthazar manifestó su armadura y atravesó el portal para volver a Tyria, justo cuando el Pacto estaba en guerra contra Mordremoth.

3.ª temporada del mundo viviente[editar]

Balthazar regresó a Tyria debilitado. Para poder vengarse, necesitaba un ejército con suficiente poder como para recuperar el suyo. Descubrió que el Manto Blanco estaba planeando resucitar al mursaat Lázaro y se dio cuenta del fanatismo del Manto Blanco hacia los mursaat, además de su accesibilidad a la hematites de Maguuma.

Balthazar usó un espejo mágico de Lyssa para disfrazarse de Lázaro. Después del asalto a la Fortaleza de los Fieles, apareció antes que el magistrado Bauer para preparar la siguiente parte de su plan: desestabilizar la hematites.

El dios iracundo absorbió gran parte de la explosión de la hematites de Maguuma del Pantano de la Hematites después de que el Manto Blanco la estuviera desestabilizando en el 1329 d.É. Balthazar apareció frente al Manto Blanco disfrazado de Lázaro. El Manto Blanco quedó dividido: algunos seguían al supuesto Lázaro, y otros a Caudecus Piedramazo.

Potenciado por la hematites y con un ejército a su lado, el dios vengativo ya podía centrarse en su objetivo: los dragones ancianos. Visitó Desembarco de la Sirena en Orr y dejó en el relicario de Abaddon un aspecto de Lázaro que había robado para que nadie pudiera revivir al verdadero mursaat.

Balthazar decidió seguir disfrazado de Lázaro pero optó por una estrategia diferente: apareció en Tarir para ayudar al comandante del Pacto y la Luminosa a defender Aurene, la recién nacida hija de Glint, de los destructores asaltantes. Intentó forjar una alianza con el comandante para que pudieran derrotar a los dragones unidos, pero el comandante tuvo muchas dudas en el trato. La acompañante del comandante Marjory Delaqua decidió vigilar al supuesto Lázaro.

El ejército de Balthazar estableció una base en Draconis Mons, donde se ubicaba Primordus, el dragón anciano más cercano que habían podido localizar. Allí, varios miembros del Manto Blanco descubrieron que Lázaro no era verdadero. Balthazar encerró y asesinó a esos miembros del Manto que dudaron.

Mientras se preparaba para luchar contra Primordus, Balthazar descubrió que Taimi tenía una máquina que era capaz de destruir a dos dragones ancianos a la vez, y mostró mucho interés por ella. Así, Balthazar viajó a Rata Novus para ver la máquina con sus propios ojos.

Lo que Balthazar no sabía era que el comandante había descubierto que "Lázaro" era un impostor, gracias a unas cartas tras investigar la habitación de Caudecus. El comandante le tendió una trampa y se rompió el espejo de Lyssa, descubriendo así que el Lázaro impostor era en realidad Balthazar. Durante el ataque, Marjory casi muere. El dios robó la máquina de Taimi y se fue a Draconis Mons mientras dejó a su ejército luchar contra el comandante, Kasmeer y Taimi.


Notas[editar]