Contenido de Heart of Thorns

Ojo de Janthir

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

El Ojo de Janthir es un antiguo artefacto de gran poder, utilizado por el Manto Blanco y los mursaat. Se origino en las islas de Janthir, y está vinculado a las personas que una vez vivieron allí. Durante el gobierno del Manto Blanco, se usó para discernir quiénes fueron los Elegidos para que pudieran ser sacrificados sobre la Hematites de Maguuma. El Ojo desapareció con la caída del poder del Manto Blanco en el año 1072 d.É., y varias teorías se levantaron para especular sobre su destino desde entonces.

Historia[editar]

Hace tiempo[editar]

El Ojo de Janthir era un antiguo artefacto de gran poder originario de las Islas de Janthir y estaba vinculado a las enigmáticas personas que una vez vivieron allí. Tenía una inteligencia propia y era selectivo de a quién seguiría. Según el culto del Manto Blanco que adoraban a los mursaat como los Invisibles, el fundador del culto, Saul D'Alessio, había viajado a las Islas de Janthir y regresó a Kryta con el Ojo para identificar a los Elegidos con talento mágico entre la población de Kryta cada temporada. Lo que pocos sabían era que el culto no llevaría a estos Elegidos a estudiar en el Templo de lo Invisible; en cambio los Elegidos serían sacrificados sobre la Hematites de Maguuma en secreto para que el Manto Blanco y los mursaat pudieran usar sus almas para encender las baterías manteniendo cerrada la Puerta de Komalie y evitando que los titanes entren en Tyria.

En el año 1072 d.É., el Magistrado Hablion ordenó a un grupo de aventureros, incluidos Aidan, Cynn, Devona, Mhenlo y el futuro Héroe de Tyria, que se limpiaran en la Fuente de la Verdad antes de hacer que escoltaran el Ojo al pueblo de Loamhurst e identificaran a los más nuevos elegidos. Cuando la escolta fue emboscada por los tengu Caromi, el Ojo ayudó a los aventureros enviando una onda de choque que derribó a toda el grupo de tengu al suelo. La caravana elegida fue interceptada más tarde en el camino a la Selva de Maguuma por los rebeldes de la Hoja Brillante que intentaban detener los rituales de sacrificio del Manto Blanco. Con la caída del poder del Manto Blanco en el mismo año, el Ojo desapareció.

Muchas teorías comenzaron a circular sobre el destino del Ojo de Janthir mucho después de su desaparición. Algunos plantearon la hipótesis de que se había perdido durante una escaramuza entre las fuerzas del Manto Blanco y la Hoja Brillante, mientras que otros pensaban que se había retirado a la Isla de Janthir, o de donde fuera que provenía los mursaat. Los dibujos del ojo se registraron en el Priorato de Durmand junto con teorías académicas sobre sus orígenes y destino.

Tercera temporada de Mundo Viviente[editar]

En el año 1330 d.É., un grupo de asaltantes que acompañaban a la erudita Glenna encontró el Ojo de Janthir dentro del Bastión del Penitente en las Cascadas del Bosque, donde fue visto por primera vez sobre la estación de Cairn el Indomable. Después de investigar el área y seguir el rastro del Ojo a través de múltiples obstáculos, los asaltantes descubrieron que el bastión era una instalación correccional de los mursaat para sus prisioneros políticos y que el Ojo había estado manteniendo al fundador del Manto Blanco, Saul D'Alessio, junto con otros reclusos quien luego fue asesinado por el bestial Samarog en un motín de prisión sin éxito, Saul vivo durante los últimos 260 años bajo las órdenes de los mursaat. Una vez que Saul fue rescatado del demonio Deimos, el Ojo se retiró de la antigua prisión de los Mursaat y causó que el cuerpo de Saul se deteriorara sin la ayuda de sus poderes para mantener su vida. Con sus últimas palabras, Saúl reveló la historia de su vida y que el Ojo lo había atormentado con culpa y vergüenza en un esfuerzo por romper su voluntad y convencerlo de que sirviera a los Invisibles una vez más.

La Hoja Brillante finalmente se enteró de que el Ojo había aparecido en el Pantano de la Hematites y había comenzado a buscar a sus maestros mursaat, para cumplir con su última misión, el Ojo buscó los aspectos de Lázaro, ya que fue el último mursaat vivo en Tyria. Su búsqueda lo condujo a uno de los aspectos restantes en el escondite del Manto Blanco en una cueva al norte de las Selvas Brisbanas donde lo siguieron la Ejemplar Kerida y el Comandante del Pacto. Al presenciar la muerte de la Magistrada Araya, que había tratado de detener el avance de de la Ejemplar Kerida y del Comandante, el Ojo se retiró y comenzó a buscar otro aspecto de Lázaro.

El Comandante y Kerida continuaron rastreando el Ojo por separado en varios lugares hasta que supieron que había viajado al Desembarco de la Sirena en Orr, donde había sido visto entrando en un relicario sellado dedicado al dios caído Abaddon. Al reunirse, ambos continuaron persiguiendo al Ojo y luchando contra los guardianes que habían convocado. Durante esta batalla el Ojo reconoció la Verdadera intensiones de Kerida y el Comandante y decidió perdonarlos antes de que se retirara más profundamente en el relicario donde se reveló el último aspecto, que el antiguo [[|Seis dioses|dios]] Balthazar había ocultado durante su visita a Orr.

Kerida y el Comandante usaron la Hoja Brillante y los aspectos que Kerida había traído con ella junto con el último aspecto para revivir a Lázaro para que pudieran matar al último mursaat para siempre. Cuando Lázaro resucito identificó a Kerida como la nigromante Livia e intentó volverse invisible y escapar para recuperarse de la herida infligida por la Hoja Brillante, ambos usaron el resistente Ojo de Janthir para revelar al mursaat envuelto y lo obligó a luchar contra ellos. Lázaro fue asesinado después de una lucha feroz, y el Comandante aprovechó la oportunidad para preguntarle al Ojo sobre el paradero de Balthazar. El Ojo reveló una visión de Balthazar llevando un ejército al Desierto de Cristal para luchar contra el Dragón anciano Kralkatorrik antes de que se desintegrara, demostrando de una vez por todas que no quedaba ningún mursaat en Tyria.