Tras el culpable

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Tras el culpable

Año
1325 d.É
Argumento
Historia personal
Capítulo
La creación del Pacto
Localización
Barranco Guantelete
(Monte Vorágine)
Cantón Factorium
(Ciudadela Negra)
Balda de Lanzagélida
(Colina del Corazón de Fuego)
Deshielo de Montaña
(Colina del Corazón de Fuego)
Nivel
70
Elección
Deshonrar a mis aliados
Precedido por
Trauma de combate
Seguido por
Reuniendo la verdad

Objetivos[editar]

Recompensas[editar]

Clic aquí para editar los datos de recompensa

Todas las profesiones

Recorrido[editar]

Objetos[editar]

PNJs[editar]

Aliados[editar]

Enemigos[editar]

[editar]

Curiosidades[editar]

Mi historia[editar]

La guarida del falso dios.jpg

Investigué el pasado de la estratega Syska, con la esperanza de hallar pistas sobre su implicación en el incidente del fuego amigo que mató a las tropas del Pacto. Uno de los soldados de la unidad de Syska comentó que esta pasa mucho tiempo en una taberna de la Ciudadela Negra, así que decidí proseguir con mi investigación allí.

El camarero Atahorcas conocía a Syska, ya que es una de sus clientas habituales. Me habló de las misteriosas reuniones que Syska celebraba regularmente en su taberna, y me dirigió hacia un soldado de nombre Ignavus Correcresta. Me dispuse a encontrar a Ignavus y resolver el misterio antes de que más soldados del Pacto resultaran heridos.

Cuando interrogué a Ignavus, confesó que Syska y él habían estado vendiendo armamento y suministros del Pacto al mercado negro. La última vez que la vio fue en una reunión secreta con la Legión de la Llama, cerca de Vivaque Onager, que se convirtió en mi siguiente destino.

Encontré el campamento donde Syska fue vista trapicheando en el mercado negro con la Legión de la Llama. Cuando intenté investigar, me atacaron una serie de desconcertantes ilusiones de hipnotizadores. Quienquiera que lanzara las ilusiones quería mantenerme al margen, pero vencí y logré acceder al campamento.

Encontré el cadáver de la estratega Syska, y comprendí que la "Syska" que yo había conocido tenía que ser una hipnotizadora disfrazada. El Pacto no puede permitirse tener una agente enemiga infiltrada en un puesto tan elevado de la cadena de mando, así que envié un mensaje a Trahearne antes de que la impostora pudiera hacer más daño.

Ignavus, el antiguo cómplice de Syska, se mostró encantado de avisar a Trahearne en mi nombre. Esperaba que ayudarme jugara a su favor, en el caso de que sus negocios en el mercado negro de armas saliera a la luz, pero mi única preocupación era proteger a Trahearne y al Pacto de los ataques ilusorios de la impostora. Me dirijo a la Isla Reverencia del Buey para poder hablar cara a cara con Trahearne.

Mi historia