Caithe

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Te haré un favor. No confíes en Caithe. No es la florecilla perfecta que dice ser.

— Scarlet Briar

Caithe es una sylvari primogénita del Ciclo de la Noche, y miembro del Filo del Destino. Mientras que la mayoría de los sylvari son criaturas de luz, Caithe nunca ha temido mirar a la oscuridad para buscar verdades que otros temen mientras comparte un pasado problemático con la Gran Duquesa Faolain de la Corte de la Pesadilla. Es una de las valientes del Árbol Pálido, Caithe recibió la Caza Sylvestre para matar al Dragón anciano Zhaitan.

Historia[editar]

Caithe joven durante Las semillas de la verdad.

Primeros años[editar]

Cuando la raza de los Sylvari eran jóvenes, la mayoría de los Primogénitos se quedaban en la Arboleda para cuidar del Árbol Pálido, pero Caithe y Faolain se atrevieron a ver el mundo. Con el tiempo, establecieron un vínculo profundo y se convirtieron en amantes. Mientras exploraban Orr se encontraron con la Pesadilla; Caithe se alejó de ella, pero Faolain la abrazo y plantando el comienzo de una relación que se formaría entre ellas con el tiempo.

Caithe y Faolain regresaron a la Arboleda cuando el Árbol Pálido comenzó a producir una nueva generación de sylvari en mayor número. La Primogénita tuvo una reunión para hablar sobre estos recién despertados, aunque cada primogénito tenía ideas diferentes sobre cómo manejarlos, y algunos ofrecieron nombrarlos como Segundogénitos, mientras que otros se opusieron a dicha categorización. En algún momento Caithe fue testigo de la discusión de Cadeyrn con el Árbol Pálido y cómo el Árbol finalmente ignoró las preocupaciones de Cadeyrn de separarse de los principios de la Tabla de Ventari. Cuando Cadeyrn exigió ser escuchado por ser el primero de los Segundogénitos, Caithe le dijo que para el Árbol Pálido solo había primogénitos y el resto eran simplemente sylvari. El comentario de Caithe enfureció a Cadeyrn, quien juró hacer que el Árbol Pálido lo escuchara antes de irse y dejó a Caithe solo para verlo partir.

Cuando las noticias llegaron a Caithe de que los asura había secuestrado a algunos de los Primogénitos y los había llevado a las profundidades de la Provincia de Métrica para experimentar con ellos, se les pidió a Caithe y Faolain que investigaran el asunto ya que habían viajado más lejos. En este momento Cadeyrn habló por primera vez con Faolain sobre la formación de la Corte de la Pesadilla, aunque no se llamó así en ese momento.

Caithe y Faolain rescataron a los segundogénitos que pudieron, incluido Canach, de Vorpp y aunque el investigador asura huyó con éxito. Luego Caithe y Faolain se dirigieron a los Páramos Argentos para conocer el secreto de su primogénito Wynne, que Faolain estaba obsesionada, y conoció a la tribu de centauros con la que Wynne se estaba quedando. Se produjo un incidente entre los centauros y Faolain, sin embargo Faolain y Caithe mataron a la tribu con la ayuda de Cadeyrn y otros futuros cortesanos de la Corte de la Pesadilla que los habían estado siguiendo secretamente bajo las órdenes de Faolain.

Faolain y Caithe persiguieron a Wynne a una cueva cercana, arrinconándola allí y exigiendo respuestas. Cuando Wynne mostró resistencia para revelar la información que estaba ocultando, Faolain se fue a recoger algunas agujas para torturar a Wynne y le dijera qué ocultaba y haciendo que Caithe vigilara al primogénito fugitivo. Mientras Faolain se había ido, Wynne reveló su secreto a Caithe, explicando por qué nadie podía saber la aterradora verdad sobre los orígenes de los sylvari, y pidió que la mataran para que Faolain no pudiera torturarla y no consiguiera la información.

Caithe obedeció y apuñaló a Wynne, sosteniendo el cuerpo sin vida de su hermana en sus brazos y lamentando lo que había hecho. Faolain regresó poco después y creyó que Caithe había asesinado a Wynne sin remordimiento, y Caithe no hizo nada para disuadirla del pensamiento. El incidente, así como el creciente interés de Faolain en la Pesadilla, causó una ruptura entre las amantes y las separó. Sin embargo Faolain estaba convencida de que el corazón de Caithe estaba tan oscuro como el de ella y trató de convencer a Caithe de que se uniera a ella desde entonces.

Ahora cargando con la pesada carga de Wynne, Caithe adoptó el peinado de su hermana y se cambió de ropa para recordar la tragedia de los Páramos Argentos.

El Filo del Destino[editar]

Caithe se reunió por primera vez con el humano Logan Thackeray y el charr Rytlock Brimstone en Ascalon en el año 1319 d.É., después de que los dos estaban luchando entre sí y posteriormente fueron emboscados por los ogros liderados por el Jefe Kronon que estaba cazando a Logan y a Rytlock, para vengar la muerte de su hijo Ygor. Después de escapar de los ogros de Kronon, el grupo entró en una ciudad subterránea de los enanos en ruinas donde fueron atacados por los Destructores que habían sentido su presencia. Al activar una puerta asura que funciona mal, Caithe le cantó una canción al Árbol Pálido para que el árbol pudiera ayudar a prolongar el contacto e hizo posible que el grupo entrara por la puerta y escapara de los Destructores hacia las afueras de Arco del León, donde derrotaron a algunos Destructores, que había logrado seguirlos hasta allí.

El grupo fue inadvertidamente encarcelados por la Guardia del León cuando la pelea de Logan y Rytlock por la espada de este último, Sohothin, causó daños a la propiedad. Sin embargo Capitán Magnus Manos Sangrientas, compro a los tres e hizo que los tres lucharan como un equipo en la arena de gladiadores de Arco del León bajo el nombre del Filo del Acero para ganar su libertad. Estuvieron invictos hasta que un grupo los venció, llamados el Destino de Dragauros, que incluía al grupo de Eir Stegalkin, el lobo Garm y los asura Snaff y Zojja. Los vencedores pagaron la libertad de los tres, para unir fuerzas con ellos y les ayudaran a derrotar a Dragauros, un campeón del Dragón anciano Jormag.

Tras su éxito, combinaron los nombres de sus respectivos grupos y formaron el Filo del Destino. El nuevo clan continuó aventurándose juntos, cazando con éxito a otros campeones de los dragones como el Destructor de la Vida y Morgus Lethe y se comenzaron hacer famosos en Tyria. Durante estos eventos, Caithe fue golpeada con un veneno volátil, Faolain ahora Gran Duquesa de la Corte de la Pesadilla, trató de convencer nuevamente a Caithe para que se uniera a ella, pero se dio cuenta de que prefería morir antes que unirse a ella. Faolain finalmente extrajo el veneno del cuerpo de Caithe, cicatrizando permanentemente su mano para salvar la vida de su ex amante. Aún así Caithe se negó a volver con ella. Sin embargo esto no disuadiría a Faolain de tratar de ganársela en el futuro. Caithe lloró por la caída de Faolain ante Pesadilla, pero recibió palabras de consuelo de Snaff, quien sugirió que Caithe no podía salvar a su amante; solo Faolain podía salvarse una vez que recordara lo que realmente significaba Caithe para ella.

En el año 1320 d.É., Faolain buscó a Caithe y en un intento de balancearla a su lado, le informó que las luchas anteriores del Filo del destino contra los campeones de los dragones no habían sido nada, ya que los dragones ancianos continuarían aumentando su poder. Según Faolain, la Corte de la Pesadilla había aprendido que Glint una legendaria dragona del Desierto de Cristal que había ayudado a la humanidad en el pasado, había mantenido ocultas sus lealtades y se estaba preparando para el despertar de Kralkatorrik como su campeona. Caithe entregó la inquietante noticia a sus compañeros del Filo del destino, quienes estaban desgarrados por la revelación ya que no confiaban en Faolain y estaban al tanto de las acciones de Glint contra los enemigos de Tyria en el pasado. Sin embargo, a pesar de sus dudas iniciales sobre la traición sugerida sobre Glint, el Filo del destino decidió buscar la guarida de Glint en el Desierto de Cristal.

Glint había previsto la llegada del Filo del Destino los esperó en su guarida. Glint y el Filo del destino se enfrentaron brevemente, y ella fácilmente derrotó al clan durante la confrontación. Sin embargo se dio cuenta de que el Filo del destino tenía buenas intenciones y se habían desviado, por lo que decidió decirles la verdad para terminar la batalla: una vez había servido a Kralkatorrik pero ya no lo haría y estaba actuando contra su antiguo maestro que inevitablemente despertaría.

Filo del Destino enfrentándoselos a Kralkatorrik.

Sintiendo de que Glint decía la verdad, el Filo del destino se balanceó a su lado y le sugirió que luchara junto a ellos contra Kralkatorrik. Glint se sorprendió cuando Eir y Snaff tramaron un plan para usar la Lanza de Sangre de Dragón y la sangre cristalina de Kralkatorrik, que Glint había reunido en su guarida, para matar al Dragón antiguo. Al darse cuenta de que podrían detener a Kralkatorrik mientras trabajaran juntos para usar sus respectivas fortalezas en la batalla, Glint decidió luchar junto al Filo del destino.

Como Glint había previsto, Kralkatorrik se despertó una vez más y la buscó por su traición. Sin embargo la repentina partida de Logan Thackeray para proteger a la Reina Jennah en la Revuelta de los Ogros debilitó el Filo del Destino, pero Eir creía en sus posibilidades y decidió enfrentarse al Dragón antiguo de acuerdo con el plan de batalla original, independientemente de la advertencia de Glint. Aunque al principio pudieron enfrentarse a Kralkatorrik, el Dragón antiguo demostró ser un poderoso adversario. Sintiendo que solo tenían una oportunidad de derrotar a su antiguo maestro, Glint se sacrificó en las fauces de Kralkatorrik para poner un yugo que Snaff había hecho de sangre de dragón cristalizada sobre el Dragón antiguo. El enlace establecido le permitió a Snaff acceder a la mente de Kralkatorrik y obligarlo a aterrizar mientras el dragón antiguo estaba distraído.

Sin embargo, la ausencia de Logan afectó las capacidades de lucha del Filo del destino. No pudieron proteger a Snaff de los marcados y al final Snaff murió y permitieron que el Dragón antiguo se liberara de la lucha y huyera del área antes de que Rytlock Brimstone pudiera usar la Lanza de sangre de dragón para dañarlo. Habiendo sobrevivido apenas la batalla, el Filo del destino lloró la pérdida de Glint y Snaff y decidieron separarse por el dolor y la ira, dejando a Glint en donde había caído. Sin embargo, las heridas que Kralkatorrik había recibido en la batalla hicieron que dejara sangre cristalizada en la arena, así que Caithe recolectó esto en caso de que pudieran usarse contra el Dragón de Cristal en el futuro.

Historia personal[editar]

Alrededor del año 1325 d.É., Caithe frustró un ataque al Sueño con la ayuda de un retoño no nacido. Juntos derrotaron una manifestación de la Sombra del Dragón, un campeón del Dragón de la Jungla Mordremoth. Agradecido por la ayuda Caithe pronto ayudaría al joven, conocido como el Valiente, a resolver una visión de su sueño. Los dos se hacen amigos rápidamente, compartiendo un vínculo especial como los dos únicos sylvari en los que la Caza Sylvestre involucraba a los dragones ancianos.

Algún tiempo después, Caithe, el Valiente y el Primogénito Trahearne fueron convocados por el Árbol Pálido para asistir a un asunto de urgencia. La influencia del dragón antiguo Zhaitan estaba creciendo, y sus resurgidos se estaba convirtiendo en una grave amenaza para un puesto avanzado de la Guardia del León a las afueras del Bosque de Caledon. Al darse cuenta de la amenaza potencial para sus hijos en caso de que cayera el puesto avanzado, el Árbol Pálido se ofreció a ayudar a las Órdenes de Tyria en su defensa. Pero antes de que cayera un solo muerto viviente, las tres organizaciones quedaron atrapadas en una discusión, ninguna capaz de ganar el apoyo del Árbol Pálido. Al nombrar al Valiente como su Heraldo, el Árbol Pálido le dio al joven sylvari la oportunidad de ayudar a las Órdenes para el bien de los sylvari.

Mientras Valiente tomó el punto en todas las decisiones, Caithe ofreció valiosos consejos. Sin embargo, no escapó a su atención las constantes disputas entre las Órdenes en cada momento. A pesar de una amenaza inminente tan grave como el despertar completo de un Dragón antiguo, las tres organizaciones fueron incapaces de ver más allá de sus diferencias. Y en ellos Caithe vio su antiguo clan, ahora igual de fragmentado. Sabía que si Tyria tenía una oportunidad de luchar contra el surgimiento de Zhaitan, era necesario establecer una fuerza unida, si no las tres Órdenes de Tyria, al menos el Filo del Destino.

El Filo del Destino, Trahearne y el Comandante del Pacto son testigos del nuevo amanecer de Orr después de la derrota de Zhaitan.

Al llamar a sus antiguos compañeros de clan a una reunión en Arco del León, Caithe intentó reunir al Filo del Destino para enfrentarse a la inminente amenaza de Zhaitan. Lamentablemente esto sería en vano, ya que la reunión pronto se convirtió en discusión y desorden. Sin desanimarse por su fracaso inicial, Caithe intentó dos veces más, para ayudar al grupo a reconciliar sus diferencias, una vez en la Pérgola del Crepúsculo mientras buscaba la ayuda de Logan y Rytlock para detener a su amante Faolain, y otra en las profundidades de una antigua mina enana el Abrazo del Pesar donde ella y Eir Stegalkin persiguieron a una determinada Zojja. Sin embargo, ninguno de los intentos dio frutos, y ambos llevaron al grupo a disolverse en partes.

Incluso después de estos desastrosos contratiempos, Caithe persistió en sus esfuerzos por reunir a sus amigos. Ella logró su primer avance cuando ayudó a Eir a conducir a los Hijos de Svanir desde un barco santuario kodan, el Honor de las Olas. En lo profundo de los gélidos pasillos de la ciudad glaciar, Caithe finalmente convenció a Eir de regresar al clan. El Filo del destino se reuniría justo a tiempo para unirse al asalto de la fuerza del Pacto a la Ciudad en Ruinas de Arah, junto con el Comandante del Pacto. Primero abordando El Humilde y derrotando a varios Dragones campeones, la aeronave resultó dañada en la batalla y el Filo del destino se vio obligada abordar La Gloria de Tyria, con el cual enfrentaron al Dragón anciano Zhaitan. Utilizando el armamento del Pacto, las fuerzas en La Gloria de Tyria y finalmente derribaron al dragón antiguo, y Caithe finalmente completó su Caza Sylvestre, presenciando la caída de Zhaitan.

Primera temporada de Mundo Viviente[editar]

En el año 1326 d.É., Scarlet Briar invitó a Caithe a la Pérgola del Crepúsculo, con quien había establecido una alianza con la Corte de la Pesadilla y había establecido una base para los Filoetéreos. Scarlet afirmó haberse enterado de alguna indiscreción "desagradable" de Caithe que ni siquiera Faolain conocía, y amenazó con revelarla al mundo. Sin embargo Scarlet no estaba presente en la base en persona; En su lugar, había colocado una trampa y difundido la noticia para atraer a Caithe y capturarla. Scarlet parecía tener algún tipo de plan para Caithe, pero un grupo liderado por el Comandante del Pacto derrotó a Coramecánico y los Filoetéreos y liberó a Caithe antes de que este plan pudiera hacerse realidad.

Enfurecida por ser engañada, Caithe prometió cazar a Scarlet y comenzó a rastrearla. A pesar de esto ella nunca apareció, cuando Scarlet lanzó una invasión abierta en Arco del León y ella no estuvo presente en la caída de Scarlet a manos del Comandante.

Segunda temporada de Mundo Viviente[editar]

Después de la destrucción de la ciudad de Arco del León y el despertar del Dragón anciano Mordremoth causado por el último acto de Scarlet, los Mordrem comenzaron a aparecer en Tyria Central y atacaron varios lugares. El Árbol Pálido organizó una cumbre mundial en la Arboleda en el año 1327 d.É. para discutir la amenaza con otros líderes y representantes notables. Caithe también asistió a la cumbre y terminó defendiendo a la Arboleda de una repentina invasión de los Mordrem junto con otros participantes mientras el Comandante del Pacto se enfrentaba a la Sombra del Dragón. El campeón de dragón y sus siervos finalmente fueron expulsados, pero el Árbol Pálido resultó gravemente herida en el ataque y cayó inconsciente. El ataque convenció a los líderes de cambiar su enfoque y recursos para ayudar al Pacto a derrotar a Mordremoth.

Después del asalto a la arboleda, Caithe se reunió con el Filo del Destino y viajó al Campamento Determinación, que el Pacto estaba usando como base en el próximo asalto a Mordremoth. Ella y Canach acompañaron a un escuadrón de reconocimiento más profundo en los Páramos Argentos para investigar los movimientos de los Mordrem, pero terminaron en problemas cuando los Mordrem vieron al escuadrón y los combatió. Gracias a la asistencia brindada por el Comandante, descubrieron una colmena enjambre con un número creciente de Mordrem liderados por la Furienredadera mordrem después de eso se fueron a informar de sus hallazgos al Campamento Determinación.

Cuando surgieron las noticias del huevo de Glint al encontrar al Maestro de la Paz, Caithe se interesó de inmediato en la misión del Comandante de encontrar al líder de los Cefiritas. Una vez que el Maestro de la Paz fue encontrado en lo profundo de una cueva laberíntica en los Páramos Argentos, se reveló que llevaba el huevo. Después de una batalla con los Mordrem que dejaron al Maestro de la Paz herido de muerte, Caithe inmediatamente se apoderó y huyó con el huevo para confusión del grupo del Comandante.

En el año 1328 d.É., el Comandante siguió el rastro de Caithe hasta una cueva remota en los Páramos Argentos con pistas proporcionadas por las semillas de memoria del Árbol Pálido que le otorgaron acceso a los recuerdos de Caithe. Después de presenciar el recuerdo de Caithe aprendiendo el secreto de los orígenes de los sylvari como siervos de Mordremoth, el Comandante se encontró cara a cara con Caithe. Cuando se le preguntó, Caithe confirmó la verdad sobre los sylvari, pero se negó a entregar el huevo mientras insistía en que estaba del lado del Comandante. La conversación se interrumpió cuando la Sombra del Dragón los atacó para apoderarse del huevo. Mientras el grupo del Comandante luchaba y vencía al campeón del dragón, Caithe huyó con el huevo una vez más.

Heart of Thorns[editar]

El viaje de Caithe con el huevo la llevó hasta el corazón de Maguuma, donde la flota del Pacto finalmente se estrelló en el asalto sorpresa de Mordremoth. La población local y los sobrevivientes del Pacto la vieron varias veces antes de que el grupo del Comandante y Faolain, a quienes Mordremoth había capturado y transformado en una monstruosa criatura, la atraparan. Durante la batalla que siguió, Caithe dejó caer el huevo de Glint y luego escapó por su cuenta una vez más mientras el Comandante llevaba el huevo a un lugar seguro en Tarir, La Ciudad de los Olvidados. Caithe presenció desde lejos cómo la ciudad se encendió poco después de que el huevo fuera entregado allí, y desapareció en la jungla.

Caithe se encontró con el Comandante en la Defensa del Dragón poco antes del rescate de Logan y Zojja. Explicó sus acciones con el huevo como una nueva Caza Sylvestre que la había impulsado demasiado. Aunque el grupo del Comandante inicialmente desconfiaba de ella y le confiscó sus armas, Caithe finalmente se le permitió unirse a la batalla contra la corrupta Faolain que intentó detener su avance. Al ver la forma nueva y aborrecible de su ex amante y caer bajo la influencia de Mordremoth, Caithe llegó a un acuerdo con matarla. Luego se quedó con el grupo del Comandante, prometiendo derrotar al Dragón antiguo sin importar el costo para la raza Sylvari.

Caithe siguió al Comandante hasta el corazón del dominio de Mordremoth donde se encontraba Trahearne. Se ofreció a unirse en la batalla final en el Sueño contra Mordremoth o quedarse para salvaguardar el cuerpo del Comandante. Mordremoth trató de romper su espíritu mostrándole una visión de un Árbol Pálido leal a la causa, pero Caithe finalmente rechazó la visión y decidió seguir luchando, no queriendo que ese destino sucediera. Después de la muerte de Mordremoth, Caithe expresó alivio, pero también preocupación, ya que la muerte de su creador ahora dejó el futuro del Árbol Pálido y la raza sylvari libre e incierta.

Tercera temporada de Mundo Viviente[editar]

En el año 1329 d.É., Caithe visitó la Arboleda para ver al Árbol Pálido en recuperación. Fue testigo de la explosión de la Hematites en el horizonte y corrió hacia el Pantano de la Hematites para investigar qué lo había causado. Se reunió con el Comandante del Pacto que también estaba explorando el sitio y le pidió al Comandante que restaurara la confianza entre los dos. Ella profundizó en sus acciones erráticas como resultado de la llamada de Mordremoth, dejándola insegura sobre quién confiar con el huevo.

Ella y el Comandante reunieron pistas sobre la explosión, la participación del Manto Blanco y que alguien parecía haber estado en el centro para absorber deliberadamente la magia liberada por razones que aún no estaban claras. Preocupada por este desarrollo, Caithe decidió dejar que el Comandante se reuniera con el resto de la parte investigadora mientras ella se quedaba en el sitio para buscar más pistas.

Algún tiempo después, Caithe fue a Tarir porque había escuchado que el huevo estaba a punto de eclosionar. Sin embargo, ella y Marjory Delaqua tuvieron que luchar contra una repentina invasión de Destructores, y solo entraron en el santuario interior una vez que el Comandante ya había derrotado a los siervos invasores, con la ayuda de la Luminosa y un nuevo posible aliado, el mursaat que se hace llamar Lázaro.

Mientras que el Comandante y Marjory intentaron averiguar si confiar en Lázaro, que deseaba unir fuerzas con ellos en la campaña contra los dragones ancianos, Caithe se sintió atraída por la vástago recién nacida de Glint, la fuente de su nueva Caza Sylvestre. Después de que el Comandante nombrara a la cría Aurene, Caithe se comprometió a vigilar a la joven dragón. El Comandante aceptó su propuesta: Caithe pudo haber sido muchas cosas, pero nunca había sido enemiga de la cría.

Al ser impulsada por otra visión de Aurene algún tiempo después, el Comandante visitó a Tarir nuevamente y conversó con los defensores del dragón, incluida Caithe. Caithe explicó que la vida en Tarir había sido tranquila desde la visita anterior del Comandante, y ella le dijo al Comandante cuánto apreciaba que se le permitiera vigilar a Aurene. También continuó reflexionando sobre el futuro de los sylvari. Después de escuchar las palabras tranquilizadoras del Comandante, Caithe sugirió que el Comandante se reuniera con Aurene para comenzar las pruebas que los Exaltados habían establecido para fortalecer el vínculo entre ellos.

Path of Fire[editar]

Mientras el Comandante del Pacto viajó al Desierto de Cristal en el año 1330 d.É., para evitar que el dios rebelde Balthazar matara a Kralkatorrik y destruyera a Tyria en el proceso, Caithe permaneció en Tarir para vigilar a Aurene. Sin embargo Aurene comenzó a actuar cada vez más agresivamente con el tiempo, y Caithe y la Luminosa discutieron el problema con Taimi, que había estado en contacto con el Comandante a través de un dispositivo de comunicación remoto.

Se enteraron de que Aurene estaba reaccionando al sentir la muerte de su hermano Vlast a manos de Balthazar, y el trío hizo todo lo posible para tratar de calmar a Aurene. Sin embargo cuando Aurene sintió que Balthazar estaba a punto de matar al Comandante, escapó de Tarir y voló al Desierto de Cristal, mientras que sus cuidadores no podían hacer nada más que mirar impotentes mientras se marchaba.

Después de morir en la emboscada del dios rebelde Balthazar, el alma del Comandante apareció en el Dominio de los Perdidos, donde todos los espíritus que experimentan muertes repentinas y violentas terminan allí. Mientras recuperaban su nombre y recordaban su propósito, el Comandante fue sometido a visiones fragmentadas de hechos pasados, incluidas varias confrontaciones con Caithe mientras la memoria del sylvari era brevemente visible.

Cuarta temporada de Mundo Viviente[editar]

Después de que el Comandante del Pacto y Blish hubieran conectado con éxito un rastreador a Kralkatorrik en el año 1331 d.É., Caithe apareció en el Refugio del Sol desde las sombras con una declaración críptica de que necesitaba hablar con el Comandante, alegando que había estado observando al Comandante por un tiempo. Al darse cuenta de que el grupo del Comandante estaba de luto por el sacrificio de Blish después de la misión, Caithe decidió esperar su tiempo y dejarlos llorar en paz. Eventualmente contactó al Comandante nuevamente y les hizo saber que se dirigiría al norte con la intención de descubrir lo que la Hermandad del Dragón, una antigua orden de enanos dedicados a Glint, podría haber sabido sobre los planes del Legado de Glint.

En el año 1332 d.É., el Comandante contactó a Caithe y se enteró de que el Priorato de Durmand no estaba interesado en dejar que un ladrón conocido deambulara por sus pasillos. Para permitir que Caithe continúe su búsqueda del último miembro restante de la Orden, Ogden Curadordepiedra, el Comandante apareció en el Priorato para actuar como acompañante de Caithe. Caithe aprovechó la oportunidad para explicar por qué no había estado presente desde que Aurene había dejado Tarir: sentía que Aurene ya no la necesitaba ahora que tenía al Comandante como su campeón. Sin embargo ella creía que Aurene la necesitaría tanto a ella como al Comandante a su lado ahora que Aurene estaba aterrorizada de lo que se requería de ella.

El Comandante y Caithe ingresaron a las Colecciones Especiales para reunirse con Ogden, quien para su sorpresa, ya los estaba esperando. Reveló que Glint se había asociado con los enanos en la Torre del Trueno para forjar la Lanza de Sangre del Dragón, donde se había creado la Lanza original, y donde los aliados del Comandante debían reunirse para la confrontación final contra Kralkatorrik según el plan de Glint. Sin embargo antes de que eso pudiera suceder, Aurene y su campeona tendrían que demostrar su preparación enfrentando una serie de pruebas que Glint había creado en una extensión de su guarida en la Niebla.

Mientras Ogden se preparaba para reunir a las fuerzas aliadas, Caithe y el Comandante atravesaron el portal creado por el reloj de arena de Glint y encontraron a Aurene acurrucada alrededor de los restos cristalinos de su madre. El Comandante y Caithe hicieron todo lo posible para asegurarle a Aurene que no estaría sola en el difícil camino por delante, después de lo cual Aurene y el Comandante entraron a las pruebas mientras Caithe se quedaba a esperar su regreso. Aunque las pruebas se habían quedado cortas para Aurene y el campeón, Caithe los esperó durante dos días hasta que se reunieron con ella y utilizaron el portal de Glint para ingresar a Torre del Trueno.

Al llegar a la fortaleza se encontraron con el nuevo aliado del Comandante Zafirah, una sacerdotisa de Balthazar, que se sorprendió al sentir la presencia de Balthazar dentro de Aurene. El Comandante dejó a Caithe y Aurene para que se unieran a la sacerdotisa mientras se hacían los preparativos para crear nuevas armas de sangre del dragón inferiores para la batalla que se avecinaba.

Aurene se une con Caithe a través de su marca.

Caithe se unió al Comandante del Pacto y a un grupo cercano de aliados en el Auditorio solo para aprender del fantasma de Gwen Thackeray que Kralkatorrik había entrado en el Dominio de los Perdidos donde estaba dispersando y devorando a los muertos para aumentar su poder. Antes de que el grupo pudiera idear un plan para hacer frente a la situación urgente, se abrió una grieta en la Niebla y atrajo a invasores marcados. Aurene acudió en ayuda de sus aliados y canalizó su poder a través del cristal de resonancia de la Forja para derrotar a los siervos de Kralkatorrik, luego sorprendió a todos al marcar la tormenta de la marca en residual.

Mientras los demás discutían sobre este nuevo poder inquietante y si Aurene seguía los pasos de su abuelo, Aurene se sintió frustrada por su incapacidad para hablar y defenderse. Caithe finalmente se ofreció al vástago como un recipiente para hablar y voluntariamente entró en la Marca de Aurene cuando el vástago se levantó frente a ella. Flores cristalinas de color verde azulado florecieron sobre Caithe cuando un profundo vínculo mental y emocional se unió a ella y Aurene en una experiencia que fue muy diferente de la subyugación violenta de la marca de Kralkatorrik. Hablando a través de Caithe, Aurene pronunció sus primeras palabras: "No soy él".

El gesto de Aurene tranquilizó a los demás, y juntos idearon un plan improvisado para atraer a Kralkatorrik a la Forja y usar los cristales de resonancia, impulsados ​​con tecnología de los dragas, para ayudar a destruir al Dragón antiguo. Mientras el Comandante reunía a las tropas con un discurso inspirador, Aurene se unió a Caithe cerca del primer cristal de resonancia del Auditorio. Después de algunas palabras tranquilizadoras del Comandante, el vástago entró en la Niebla solo para regresar poco después, atrayendo al Dragón antiguo a la trampa del Pacto. Mientras Kralkatorrik estaba siendo distraído por los ataques del Pacto, Aurene colocó el cuello del Dragón antiguo en la pared para que no pudiera forzarse más profundamente en la montaña. Con la ayuda del coro de los Cefiritas y la tecnología de amplificación sónica de los dragas, el vástago y su campeón desataron los sonidos de tres cristales de resonancia en Kralkatorrik para herirlo y atacarlo en los puntos débiles revelados cada vez que se desorientaba.

En las etapas finales de la batalla, Kralkatorrik reunió todas sus fuerzas para aniquilar a su oposición que se interpuso en su camino hacia Aurene. Al canalizar los poderes de Zhaitan, Mordremoth, Balthazar y su propio poder de una vez, el Dragón antiguo lanzó una gran oleada de energía del dragón solo para ser bloqueado por la burbuja de escudo de Braham que Aurene aumentó con su magia. La explosión resultante fue suficiente para derribar a las fuerzas aliadas. Caithe se quedó para atender a Braham herido y dejó al Comandante y Aurene para enfrentar al debilitado Dragón de Cristal en las profundidades de la fortaleza donde el vástago y su campeón dañaron con éxito uno de los ojos de Kralkatorrik y se prepararon para asestar el golpe mortal.

Sin embargo, Kralkatorrik se recuperó en el último momento y disparó otra explosión de energía de dragón para matar al Comandante, solo para ser contrarrestado por Aurene que se lanzó frente a él y disparó una explosión propia. La explosión resultante destruyó uno de los ojos del Dragón de Cristal, pero también causó que Aurene se empalara en las espinas de la Marca, matándola como lo habían predicho sus visiones. Herido pero victorioso, Kralkatorrik logró liberarse de la Marca de Aurene y regresó a la Niebla. Caithe finalmente se unió a los otros aliados en el cadáver perforado de Aurene, y se derrumbó cuando sus flores de cristal se desvanecieron, confirmando que Aurene realmente se había ido. Tanto Caithe como el Comandante lloraron al presenciar el fallecimiento de Aurene a quién habían visto como su hija.

Algún tiempo después de la batalla contra Kralkatorrik, Caithe se reunió con el Comandante del Pacto junto con otros miembros de la Guardia de la Eternidad y sus aliados para presentar sus respetos al cadáver de Aurene y discutir qué podrían hacer después de una derrota tan terrible. Es cuando decidieron sacar los cristales de la marca del cuerpo de Aurene ya muerta para darle descanso a su cuerpo cuando descubrieron que Aurene sobrevivió al ataque del Dragón antiguo gracias al poder que absorbió de Joko, convirtiéndola en un ser inmortal. Con esto Caithe recuperó su vínculo con Aurene y sus flores de cristal florecieron una vez más. Después de planear una última batalla contra el Dragón antiguo, el Comandante logró sacar a Kralkatorrik de la Niebla y emboscarlo con las fuerzas combinadas del Pacto, Olmakhan y otros aliados. En Dragoncaído, Caithe se reunió con una nueva organización, creada por aquellos a quienes Aurene ha salvado en el pasado y personas que han oído hablar de la segunda vástago y han sido alentados a luchar por ella, incluidos muchos elonianos como los Lanceros del Sol y Despertados. Se autodenominaron la Orden de la Floración de Cristal e hicieron de Caithe su líder, ya que ella fue la primera en recibir la bendición de Aurene.

Caithe se unió a Zaeim y condujo a sus fuerzas a los restos de la Fisura de la Aflicción que fueron desgarrados por Kralkatorrik cuando cayó de la Niebla, luchando contra las fuerzas de los marcados hasta que todas las fuerzas aliadas estuvieron listas para atacar el cuerpo del Dragón antiguo, debilitándolo a él y a su ejército. Después de todo esto, se unió al Comandante del Pacto, Rytlock, Zafirah y Aurene para dar el último golpe a Kralkatorrik, caminando a través de las cavernas debajo de Dragoncaído para llegar a la cabeza del dragón. Cuando lo hicieron, lucharon contra las fuerzas de los marcados mientras que en el exterior las fuerzas aliadas aún luchaban contra el Dragón antiguo. Es aquí, antes de entrar en el interior de Kralkatorrik para finalmente matarlo cuando Aurene compartió algunas palabras con Caithe, reafirmando su amor ya que la sylvari estaba involucrada en su vida ya que Aurene era solo un huevo, haciendo lo que ella pensó que era lo mejor para protegerla.

Después de que el trabajo estuvo terminado, Caithe fue testigo del momento en que Aurene finalmente cumplió su propósito, tomando el lugar de Kralkatorrik como la nueva Dragón Antiguo de Cristal y ella se fue volando para difundir su luz sobre el mundo. Con la guerra ahora terminada y los aliados regresando a casa, Caithe discute con el Comandante del Pacto cuán incierto podría ser el futuro con Aurene siendo un Dragón antiguo y cómo sintió su sufrimiento en el momento en que luchó contra Kralkatorrik, entendiendo que el dragón ahora muerto era realmente había sufrido con toda la situación. Finalmente compartió su deseo de regresar a su hogar a la Arboleda, donde comenzaron todas sus aventuras.

Galería[editar]