Batalla de Gandara

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

La Batalla de Gandara ocurrió en Gandara, la Fortaleza de la Luna en el Dominio de Kourna en el año 1331 d.É. Se libró entre el ejército del Reino Unido de Elona dirigido por el Rey Palawa Joko y una alianza compuesta por la Guardia de la Eternidad dirigida por el Comandante del Pacto, los corsarios Istani dirigidos por la Capitana Sayida, Ladina, los charr Olmakhan dirigido por Rox, la Orden de los Lanceros del Sol lideradas por el Mariscal Zaeim, un ejército de fantasmas primigenios liderados por las reinas Dahlah y Nahlah, y un grupo de voluntarios de Tyria central liderados por Lord Faren y el TribunoRytlock Brimstone. La batalla terminó con la muerte de Joko y la peste de los escarabajos de la tercera generación.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

El Comandante del Pacto tras su liberación del Dominio de los Perdidos y sobre la victoria contra el dios rebelde Balthazar en la Batalla del Bazar de Kodash, Palawa Joko comenzó a guardar rencor hacia el Comandante que lo había humillado no solo dejándolo atrás en el Dominio. de los Perdidos, si no también usando su ejército sin su permiso. Al apoderarse de un laboratorio de la Inquisa en Fahranur, La Primera Ciudad, así como un centro de puertas asura ubicadas en Rata Primus en el año 1330 d.É., Joko usó las puertas para enviar a varios grupos de asalto Despertados al centro de Tyria para difundir el miedo entre la población de allí y alertar al Comandante de sus ataques.

Después de tomar muestras de la Peste de los escarabajos de las bóvedas de la Inquisa en Rata Primus en el año 1331 d.É. Joko partió a su fortaleza en Gandara, la Fortaleza de la Luna en el Dominio de Kourna, donde comenzó a incubar los escarabajos dentro de la nave de suministro del Pacto y así infectarlos con la primera generación de la Peste de los escarabajos en un esfuerzo por desatar la plaga en la Ciudad Libre de Amnoon. Cuando Joko trato de hacer su plan, fue frustrado por el Comandante del Pacto y la dragona Aurene, entonces Joko invitó al Comandante a encontrarse con él en la batalla en Gandara, donde la tercera y más mortal generación de Peste de los escarabajos se estaba incubando y se desataría en el centro de Tyria como venganza de su intromisión del Comandante hacia el reino de Joko.

Joko ordenó a sus tres mariscales Despertados, el Mariscal de las Bestias Oluwa Eranko, el Mariscal de tropa Olori Ogun y el Mariscal de las Sierpes Osa Ekolo, que reunieran sus fuerzas para defender a Gandara de la inminente invasión del Comandante, aunque solo Eranko y Ogun llegaron a la fortaleza a tiempo, ya que Ekolo iba con los junundu que se desplazan desde el norte y eso hizo que se tardara. Eranko hizo que su caballería patrullara la región mientras que Ogun organizó el ejército cerca de Gandara para enfrentar a los invasores de frente.

En el Desierto de Cristal, el Comandante y la asura Taimi enviaron un mensaje a varios de sus aliados en Elona, los corsarios de Istani dirigidos por la Capitana Sayida, la Ladina, los charr Olmakhan, la Orden de los Lanceros del Sol liderados por el mariscal Zaeim, un ejército de fantasmas primigenios liderados por las reinas Dahlah y Nahlah, y un grupo de voluntarios del centro de Tyria dirigidos por Lord Faren para asaltar a Gandara antes de que Joko pudiera liberar la Peste de los escarabajo.

Los corsarios de Istani asaltaron a Gandara desde el mar, evitando que los barcos de la peste de Joko se lanzaran mientras una aeronave transportaba a los aliados de la Tumba de los Reyes Primigenios, donde los aliados entraron en una grieta creada por Blish para llegar inmediatamente a Kourna, lo que permitió a ambos evitar las defensas de la región de Joko y reducirán el tiempo de viaje. Con la exploración del Comandante del Fuerte de Zelbahn, la eliminación de los guardias en el territorio y la elevación de las paredes enredaderas con la ayuda del Sylvari Canach permitió suficiente tiempo para que el resto de los refuerzos atravesaran la grieta para luchar contra los Despertados restantes en el área y establecer una base de operaciones en el Fuerte capturado.

Batalla[editar]

Con el Fuerte de Zelbahn asegurado, las fuerzas aliadas fortalecieron su posición y enviaron ayuda a las fuerzas simpatizantes de la región para reclutar más aliados para su causa. Los corsarios sufrieron algunas pérdidas al enfrentarse a la fuerte resistencia marítima de Gandara, aunque pudieron reforzar la base de operaciones en Zelbahn disparando paquetes de suministros allí, con cañones mientras los fantasmas primigenios se enfrentaban a los comedores de fantasmas de Joko en la playa. Las fuerzas aliadas convencieron a la tribu local Heket hylek para que proporcionara ayuda para el asalto, después de que los Heket capturados fueran liberados del experimento de la Inquisa de los despertados, e impidieron con éxito un brote de la peste de los escarabajo planeado en la Benevolencia de Palawa y ganaron aldeanos para la causa de la alianza. Blish y Gorrik experimentaron con un escarabajo modificado llamado Petey con la ayuda del Comandante del Pacto, transformándolo en un escarabajo que fue eficiente para devorar escarabajos y evitar la propagación de los focos de la Peste de los escarabajos de primera generación.

Un repentino aumento en la magia de las líneas ley infectó al Mariscal de Tropa Olori Ogun, que se volvió incoherente y agresivo como resultado lo que obligó al ejército de Despertados a operar sin su comandante, que finalmente fue asesinado por cazadores de recompensas aliados. El mariscal de Bestias Oluwa Eranko fue llamado a Gandara antes del asalto principal de las fuerzas aliadas, dejando también las defensas exteriores a manos de sus lugartenientes. Del lado aliado el mariscal Zaeim quedó a cargo de los humanos que serían relegados a tareas de apoyo solo para evitar que fueran infectados por la peste de los escarabajo, con los Lanceros del Sol explorando el norte para evitar que el ejército de Joko ataque el flanco de las fuerzas aliadas.

El avance aliado en Gandara se estancó cuando se enfrentaron a una fuerte resistencia del ejército Despertado en el puente principal que estaba custodiado por torres bien defendidas. Lord Faren asaltó un campamento cercano Despertado para obtener explosivos de alto grado, y tuvo éxito con la ayuda de los refuerzos liderados por Rox que lo extrajeron del campo de batalla. Los explosivos robados le permitieron a Canach destruir las torres, otorgando a los aliados el paso a través de la línea del frente más allá de los Despertados.

Las fuerzas aliadas pudieron atravesar la puerta principal de Gandara, solo para presenciar a los humanos de Kourna infectados por la Peste de los escarabajos de tercera generación en el otro lado y listos para contagiar. Después los fantasmas primigenios liderados por las reinas Dahlah y Nahlah entraron inmediatamente y mantuvieron la plaga con su ejército fantasmal.

Mientras el resto de los aliados estaban ocupados luchando en los puentes de Gandara y alrededor del lugar, el norn Braham y el Comandante exploraron y encontraron un paso de alcantarilla que conducía a la fortaleza. Sin embargo, Joko había predicho y los hizo pasar por varias salas llenas de trampas mientras también enviaba a varios Despertados, incluido el Mariscal de las Bestias Oluwa Eranko, para enfrentarlos en la batalla. El Comandante y Braham cruzaron con éxito por el laberinto de Joko y derrotaron a los Despertados hasta que llegaron al corazón de Gandara donde Joko había estado incubando a los escarabajos, solo para que cayeran en otra trampa. Braham tomó el lugar del Comandante en la trampa, permitiendo que el Comandante confrontara y luchara contra Joko, quien fue ayudado por los guardias Despertados y los escarabajos.

Aunque Joko aparentemente fue derrotado en el duelo cuando su Despertado se desorientó después de su caída, pronto lanzó su última trampa paralizando tanto al Comandante como a Braham en un hechizo hipnótico mientras se preparaba para acabar con ellos. Sin embargo antes de que el Rey Joko pudiera hacerlo, Aurene llegó y lo devoró poniendo fin a su control sobre los Despertados que se volvieron confusos y no hostiles como resultado.

Consecuencias[editar]

Después de la muerte de Joko y la incursión en Gandara, donde se destruyeron los laboratorios de peste restantes, los Despertados cayeron o se rindieron frente a los Lanceros del Sol que supervisaban a los sobrevivientes en busca de posibles signos de agresión después. El éxito en la Batalla de Gandara se extendió por todo el Reino Unido de Elona y el Desierto de Cristal, lo que llevó a varias facciones como los Despertados Libre, los Leales de Joko, al Creciente Acerado, la Orden de las Sombras y los Lanceros del Sol que emergieran y pudieran decidir el futuro de Elona en una cumbre en la Fortaleza de Jahai.