Contenido de la cuarta temporada de Mundo Viviente

Glint

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Alerta de spoiler: El texto siguiente contiene información que podría revelarte contenido de Filo del Destino y La ciudad en ruinas de Arah (explorable).

Glint

Glint una vez conocida como Glaust y apodada la Reina de Cristal, fue una campeona y vástago del Dragón anciano Kralkatorrik. Después de que los Olvidados la purificaron de la corrupción de Kralkatorrik, comenzó a empatizar con otras razas y se volvió contra su maestro, ideando un plan complejo para preservar el equilibrio mágico de Tyria al reemplazar a los Dragones ancianos con entidades igualmente poderosas pero menos depredadoras, a plan en el que sus hijos Vlast y Aurene tenían la intención de desempeñar un papel importante. Sin embargo antes de que Glint pudiera ver cumplidos sus planes, cayó en la batalla contra Kralkatorrik, pero su trabajo continuaría con los Exaltados y después con la Guardia de la Eternidad.

Historia[editar]

Una campeona redimida[editar]

Glint nació como el vástago de Dragón anciano Kralkatorrik. Ella era conocida por muchos nombres, incluido Glaust, en el pasado distante cuando sirvió a Kralkatorrik como uno de sus campeones marcados. Como oráculo pudo escuchar los pensamientos de las criaturas, lo que le permitió desentrañar y detener las conspiraciones contra su amo y su padre. Kralkatorrik le reveló su mayor temor en privado, había previsto un futuro potencial de un mundo sin conflictos entre dragones y otras razas y sin el mismo Kralkatorrik. En respuesta el Dragón anciano ordenó a su vástago que evite que este futuro se cumpla.

Cuando los Dragones anciano se despertaron por última vez, los Olvidados descubrieron y realizaron un gran hechizo en el Altar de Glaust que tenían la intención de purificar el vástago de Kralkatorrik. Glint permaneció en forma cristalina, pero recuperó su libre albedrío y solo pudo recordar fragmentos de su vida antes del ritual de purificación, pero se mantuvo leal a Kralkatorrik por algún tiempo. Sin embargo al escuchar los pensamientos de Kralkatorrik y los pensamientos de aquellos a quienes mató eventualmente condujo a un cambio de opinión a medida que se compadecía de sus víctimas.

Al elegir ponerse del lado de las razas mayores, Glint ocultó a muchos de estas razas de los dragones ancianos hasta que los dragones se fueron a dormir y fue seguro que las razas volvieran a surgir. Fue presumiblemente por esta época que un grupo de enanos agradecidos formaron la Hermandad del Dragón, una organización que sirvió como guardianes de su herencia. Forjaron una alianza con ella y la dejaron en sus mentes.

Planes para el futuro[editar]

En el momento en que los dragones ancianos dormían, Glint comenzó a trabajar con los Olvidados en un plan que garantizaría un futuro más brillante para Tyria libre de la amenaza de los dragones ancianos. Ella se preparó en secreto para el eventual regreso de su antiguo maestro y recogió su sangre cristalizada para mantenerla fuera de las manos mortales. También puso huevos en su guarida, esperando el momento en que eclosionen para poder preparar a sus descendientes para la gran tarea que les espera.

En aproximadamente en el año 272 d.É., Glint compiló Las Profecías del Buscador de la Llama, prediciendo la derrota del Visir Khilbron y la caída de los titanes y los mursaat. En el año 1072 d.É., esto sucedió y fue Glint quien guió a los héroes Ascendientes, que eran los tipos de las profecías a su destino. Algunos de estos Elegidos luego regresaron para luchar contra ella y Glint había puesto muchos huevos pero solo dos de estos que contenían sus vástagos, Vlast y Aurene, llegarían a ser prominentes durante los siglos siguientes, con el destino de los otros huevos aún desconocidos.

Algún tiempo después, los aliados olvidados de Glint construyeron la ciudad oculta de Kesho en las profundidades de La Ribera del Elon, donde ellos y Glint estudiaron la Ascensión en busca de secretos que pudieran ayudarlos a luchar contra los dragones ancianos en preparación para su plan de reemplazar a los dragones ancianos con equilibradores de magia más benévolos. El primer vástago de Glint eclosionó en Kesho, y luego fue llevado a la guarida de Glint en las Tierras Altas del Desierto donde Glint había viajado en ese momento. Los héroes enanos y humanos llegaron a la guarida a instancias de Glint y defendieron con éxito su cría de los destructores invasores aún dormidos del dragón anciano Primordus en el año 1078 d.É.

Después de la Transformación de los Enanos en respuesta a la creciente amenaza de Primordus, la tutela de Glint pasó gradualmente de la Hermandad del Dragón a un grupo secreto de Canthanianos y Elonianos que llegarían a ser conocidos como los Cefiritas en el 1125 d.É. Algunos de estos Cefiritas se sometieron a pruebas de los Olvidados para transformarse en Exaltados a quienes se encargaría de llevar a cabo el plan de Glint y criar a sus descendientes en Kesho y Tarir, La Ciudad de los Olvidados, una vez que Olvidados se hubiera mudado. Glint y miembros seleccionados de las Cefiritas desarrollaron cristales de resonancia, mientras que sus seguidores enanos construyeron la Forja en lo profundo de la Torre del Trueno. Con la ayuda de Glint, el armador enano Frodak Estrellacerada usó la Forja para crear la Lanza de sangre de dragón a partir de la sangre cristalizada de la columna de Kralkatorrik que Glint más tarde llevó a su guarida.

En algún momento, Glint también instaló una extensión de su guarida en la Niebla donde preparó pruebas y grabó mensajes para sus vástagos para el momento en que estaban listos para desempeñar sus papeles en ella y en el plan de los Olvidados. Los mensajes eran parte del espacio mágicamente reactivo de la guarida que actualizaría sus conocimientos y respuestas en función de los ocupantes de la guarida en el momento de la visita.

Filo del Destino[editar]

Glint, vista en la cinemática del modo historia en Abrazo del Pesar.

En el año 1320 d.É., la Gran Duquesa Faolain de la Corte de la Pesadilla buscó a Caithe y en un intento de convencerla que se uniera su lado, le informó que las luchas anteriores del Filo del Destino contra los Dragones campeones no habían sido nada, ya que los Dragones ancianos continuarían luchando. Según Faolain la Corte de la Pesadilla se enteró de que Glint había mantenido ocultas sus lealtades y se estaba preparando para el ascenso de Kralkatorrik como su campeona. Caithe entregó la inquietante noticia a sus compañeras del Filo del destino, que estaban desgarradas por la revelación ya que no confiaban en Faolain y estaban al tanto de las acciones de Glint contra los enemigos de Tyria en el pasado. Sin embargo a pesar de sus dudas iniciales sobre la traición sugerida de Glint, el Filo del destino decidió buscar la guarida de Glint en el Desierto de Cristal y tuvieron la bendición de la Reina Jennah, que estaba igualmente dividida por la decisión, de detener a Glint antes de que la dragona pudiera ayudar a su maestro a despertar al mundo.

Sin embargo, Glint había previsto la llegada del Filo del destino y los esperó en su guarida mientras enviaba a Vlast a la seguridad de Kesho. Ella tenía planes para él como parte de su legado y no quería arriesgar su vida en el próximo conflicto con Kralkatorrik. También estaba preocupada porque sus visiones usualmente precisas estaban nubladas con respecto a su destino después del ascenso de Kralkatorrik y lo que los Olvidados y los Seis dioses humanos sabían que ella no sabía, pero decidió continuar con su plan independientemente de lo que pudiera sucederle. Glint y el Filo del destino se enfrentaron brevemente, y ella fácilmente derrotó al clan durante la confrontación. Sin embargo se dio cuenta de que el Filo del Destino tenía buenas intenciones y se habían desviado, por lo que decidió decirles la verdad para terminar la batalla y les menciono que una vez había servido a Kralkatorrik pero ya no lo haría y estaba actuando contra su antiguo maestro que inevitablemente despertaría.

Sintiendo la verdad de Glint, el Filo del destino se unieron con Glint y le sugirieron que luchara junto a ellos contra Kralkatorrik. Glint se sorprendió cuando los miembros del Filo del destino, Eir Stegalkin y Snaff, tramaron un plan para usar la Lanza de sangre de dragón y las piedras de poder hechas de la sangre cristalina de Kralkatorrik, que Glint había reunido en su guarida para someter al Dragón anciano para el golpe final. Al darse cuenta de que podrían detener a Kralkatorrik mientras trabajaran juntos para usar sus respectivas fuerzas en la batalla, Glint decidió luchar junto al clan.

Como Glint había previsto, Kralkatorrik se despertó y la buscó por su traición. La repentina partida de Logan Thackeray para proteger a la Reina Jennah en la Revuelta de los Ogros debilitó al Filo del Destino. A pesar de esto, Eir creía en sus posibilidades y decidió enfrentarse al Dragón anciano de acuerdo con el plan de batalla original, independientemente de la advertencia de Glint. Aunque al principio pudieron enfrentarse a Kralkatorrik, él demostró ser un poderoso adversario. Sintiendo que solo tenían una oportunidad de derrotar a su antiguo maestro, Glint se sacrificó en las fauces de Kralkatorrik para poner un yugo que Snaff había hecho de sangre de dragón cristalizada sobre el Dragón anciano. El enlace establecido le permitió a Snaff acceder a la mente de Kralkatorrik y obligarlo a aterrizar mientras el Dragón anciano estaba distraído.

Sin embargo la ausencia de Logan afectó las capacidades de lucha del Filo del destino y no pudieron proteger a Snaff de los siervos marcados de Kralkatorrik que mataron a Snaff y permitieron que el Dragón anciano liberarse de la lucha y huyera del área antes de que Rytlock Brimstone pudiera usar la Lanza de sangre de dragón para dañarlo. Habiendo sobrevivido apenas la batalla, el Filo del destino lloró la pérdida de Glint y Snaff, por lo cual decidieron separarse con el dolor y la ira, dejando a su aliada donde había caído.

Legado[editar]

El cadáver de Glint

Años intermedios[editar]

Después de la muerte de Glint, los Cefiritas buscaron su cadáver para asegurarse de que la energía draconica almacenada dentro de su cuerpo no cayera en las manos equivocadas. Descubrieron que con la magia de su cuerpo podrían aprovechar el poder de los Aspectos del Sol, el Viento y el Rayo. Utilizando estos Aspectos, construyeron un magnífico Sagrario del Céfiro y con él recorrieron el mundo en paz. Compusieron la "Canción de los cefiritas", un recuento lírico de los últimos momentos de Glint que honró y lamentó su sacrificio. Aunque parte del cuerpo cristalizado de Glint fue cosechado para cristales de Aspecto, el cadáver finalmente fue llevado a una extensión de la guarida de Glint proyectada en la Niebla donde se ubicaría desde entonces.

Furioso por la muerte de su madre, Vlast se encargó de vengarla matando a la horda de marcados y evitando que la Marca del dragón se extendiera por el Desierto de Cristal durante la siguiente década, mientras Kralkatorrik se forjaba su nuevo territorio. Sin embargo estaba en conflicto sobre lo que debía hacer cuando Glint ya no estuviera para guiarlo ya que quería luchar contra Kralkatorrik, pero sabía que tenía que esperar a que el legado se completara con la eclosión de Aurene.

Glint continuó influyendo en los acontecimientos en Tyria mucho después de su muerte, ya que sus vástagos, Vlast y Aurene, continuarían el plan que había comenzado con la ayuda de los Exaltados en los años siguientes. En un momento desconocido, Glint tenía una profecía que involucraba a Aurene y al futuro campeón del vástago que estaban destinados juntos a derrotar a Kralkatorrik. La profecía requería que aparecieran tres signos, como la incubación de Aurene y la muerte del liche Palawa Joko, antes de que el segundo vástago y su campeón enfrentaran su juicio final en preparación para el enfrentamiento con Kralkatorrik.

Path of Fire[editar]

El espíritu de Glint se encontró con Rytlock Brimstone que estaba atravesando la Niebla en busca de su espada perdida Sohothin después de un ritual que fallo para acabar con el Fuego Enemigo. Ella le recordó la importancia de tratar con Kralkatorrik mientras le enseñaba los caminos del renegado en el año 1328 d.É., cuando el Pacto comenzaba la invasión del Corazón de Maguuma en la guerra contra el Dragón anciano Mordremoth.

El grupo del Comandante del Pacto accedió a los cristales de memoria de Glint en su guarida alrededor del año 1330 d.É. Al activar los cristales, escucharon los pensamientos expresados ​​de Glint y se enteraron de momentos importantes en su vida, incluidas sus razones para volverse contra Kralkatorrik y qué planes había puesto en marcha para garantizar la salvación de Tyria. Tocado por la revelación y el regreso al sitio de la muerte de Glint, Rytlock le contó al grupo sobre su reunión con Glint en la Niebla y no estaba seguro de cuáles eran sus intenciones para él cuando el grupo ahora intentaba salvar a Kralkatorrik del antiguo dios Balthazar en lugar de matar al Dragón anciano.

Cuarta temporada de Mundo Viviente[editar]

Después de consumir la magia desatada por la muerte de Balthazar en la Batalla del Bazar de Kodash, Kralkatorrik se retiró a una montaña distante en el oeste de Kourna. El Dragón anciano permaneció allí hasta el año 1331 d.É., cuando dominó sus nuevos poderes y se introdujo gradualmente en la Niebla con una horda de Marcados, lo que le permite enviar a sus siervos a varios lugares en Tyria utilizando su conexión con su nieta Aurene como un ancla. Glint se dio cuenta del peligro que su antiguo maestro Kralkatorrik que representaba no solo para Tyria, sino también para otros reinos y el continuo espacio-tiempo en sí mismo y luchó contra los marcados invasores en la Niebla con la ayuda de los fantasmas Primigenios y otros aliados fantasmales como Eir y Snaff.

Sin embargo Kralkatorrik continuó creciendo en poder a pesar de los mejores esfuerzos de Glint para detenerlo, lo que llevó a Glint a enviar a los fantasmas de Eir y Snaff a Tyria a través de una de las grietas de Kralkatorrik para advertir al Comandante del Pacto de la amenaza y convencer a Aurene para que se enfrentara al dragón anciano y tome su lugar según el plan de su legado, lo antes posible antes de que Kralkatorrik se vuelva demasiado poderoso para ser detenido. Sin embargo la negativa de Aurene a enfrentarse a Kralkatorrik obligó al Comandante y a su aliado asura Blish a idear una solución temporal como táctica dilatoria en la cual entrarían en la Niebla y engañarían a Kralkatorrik para que se tragaran la gran espada mágicamente potente de Balthazar, que contenía un rastreador ideado por Blish, por lo tanto permitiendo a la Guardia de la Eternidad predecir los próximos objetivos potenciales del Dragón anciano antes de los ataques y evacuar a las posibles víctimas cuando sea necesario.

Al entrar en la Niebla y encender el rastreador de la gran espada de Balthazar, el Comandante y Blish oyeron la voz de Glint instándolos a apresurarse mientras los marcados de Kralkatorrik atravesaba el ejército fantasmal de Glint en un intento de rodear al Comandante y a Blish. Para asegurarse de que el rastreador funcionaría según lo previsto, Blish decidió quedarse y sacrificarse mientras Glint guiaba al Comandante fuera de la Niebla a través de su eco. Cuando llegaron a un callejón sin salida con Kralkatorrik a punto de alcanzarlos en forma de tormenta, Glint instó al Comandante a dar un salto de fe, lo que llevó al regreso seguro del Comandante a Tyria. Glint se quedó en la Niebla coordinando la batalla contra Kralkatorrik y la horda marcada.

Con la ayuda de Ogden Curadordepiedra y el reloj de arena mágico guardado en el Priorato de Durmand, el Comandante del Pacto y Caithe entraron en la extensión de la guarida de Glint en la Niebla donde encontraron a Aurene al lado del cuerpo de su madre en el año 1332 d.É. Mientras atravesaban las pruebas en la guarida, el Comandante y Aurene escucharon los cristales de memoria de Glint que les indicaron cómo canalizar la magia y trabajar juntos para superar sus miedos para prevalecer contra Kralkatorrik. Una vez que ambos demostraron su vínculo, fueron llevados a áreas separadas y Glint se comunicó con Aurene sobre la Ascensión de una manera que solo los dragones entenderían mientras ella le contaba al Comandante sobre los temores de Kralkatorrik y la importancia de la esperanza en el plan del legado. Una vez que el vástago y el campeón fueron informados adecuadamente, la memoria de Glint los instó a viajar a la Torre del Trueno para forjar más Lanzas de sangre de dragón para reemplazar la lanza original que el Comandante había destruido antes durante la campaña contra Balthazar.

Mientras Kralkatorrik continuaba consumiendo magia en la Niebla, dispersó con éxito el ejército de Glint después de una serie de batallas. Sin embargo recibió heridas graves de los fantasmas, así como de los sellados de cada grieta que sus siervos que habían creado en Tyria. Para recuperar su fuerza y ​​crecer en poder, el Dragón anciano ingresó al Dominio de los Perdidos para deleitarse con las almas que se encontraban. Glint envió a otro mensajero fantasmal, Gwen Thackeray, a la Torre del Trueno para hacerle saber al Comandante que se les estaba acabando el tiempo y que la confrontación con Kralkatorrik era inminente.

Descendientes[editar]

Curiosidades[editar]

  • En la parte de la historia Arcanos ocultos es posible llegar a la guarida de Glint a travez del reloj de arena adornado.
  • Glint estaba considerada como uno de los seres más poderosos de toda Tyria, pero sin embargo es muy inferior a los Dragones ancianos.