Contenido de End of Dragons

El Bosque de Echovald

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

El Bosque de Echovald

El Bosque de Echovald mapa.jpg
Mapa de El Bosque de Echovald

Tipo
Región
Dentro de
Cantha

El Bosque de Echovald pertenece a la región de Cantha y al Imperio del Dragón. La región fue gobernada anteriormente por los Kurzicks, antes de que el emperador Usoku unificara Cantha, ahora lo único que queda de ellos son ruinas de lo que fue el hogar de los kurzicks. Hace muchos años atrás el bosque sufrió cuando el Viento de Jade fue desatado por Shiro Tagachi petrificando todo el lugar, a lo largo de los años el bosque ha vuelto a la vida y ahora la vida silvestre prospera.

Localizaciones[editar]

Historia[editar]

Hace tiempo[editar]

En algún momento de la era preimperial tardía, después de la aparición de la humanidad en Cantha, los Kurzicks se establecieron en el Bosque de Echovald en tierras que se creía que estaban más allá de Cantha. En el año 51 C.C. (459 a.É.), durante el reinado del emperador Yian Zho, el bosque fue invadido tanto por Luxons, rivales de los Kurzicks, como por las fuerzas del emperador. Aunque los invasores no lograron derrotar a los Kurzicks, lograron contenerlos dentro del bosque y los Kurzicks pronto se convirtieron en un estado vasallo.

Durante el Viento de Jade, el bosque y sus habitantes quedaron petrificados, los árboles se transformaron en columnas de piedra sin vida y los pájaros se estrellaron contra el suelo, petrificados en pleno vuelo. Los ciervos se convirtieron en piedra a mitad de un salto y aterrizaron en el suelo como simples estatuas sin vida. Los Kurzick escaparon en gran medida de la petrificación del bosque, por lo que comenzaron a construir casas a partir de los restos de lo que alguna vez fueron árboles.

Durante la transformación del bosque en jade, el espíritu del bosque Urgoz fue corrompido por el Viento de Jade, llevándolo a él y a sus guardianes a la locura. Urgoz, que sufría la influencia de Shiro Tagachi, se volvió demoníaco y retorcido, corrompiendo la vida salvaje del bosque y los dragas de refugiados y usándolos como peones en su guerra contra los Kurzicks, tomando el control de una mina de ámbar para organizar sus ataques, que más tarde se llamaría " la Madriguera de Urgoz". A pesar de la corrupción de Urgoz, algunos Kurzicks llevaron a cabo la esperanza de que si mataban a suficientes guardianes, Urgoz daría vida al bosque una vez más.

End of Dragons[editar]