Contenido de Sangre y Hielo

Incendio incontrolado

De Guild Wars 2 Wiki
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Incendio incontrolado

Año
1333 d.É
Argumento
Sangre y Hielo
Capítulo
Campeones
Localización
Ojo del Norte
(Lejanas Picosescalofriantes)
Interior de la Garganta del Titán
Horno Primigenio
Nivel
80
Precedido por
La locura de Jormag
Seguido por
Marea helada

Incendio incontrolado pantalla de carga.jpg

Pantalla de carga.

Incendio incontrolado es la séptima parte de la historia Campeones, Capítulo 3: Equilibrio, el quinto episodio de Sangre y Hielo.

Objetivos[editar]

Traducción necesaria para: texto
Travel to the Ojo del Norte and meet with Aurene.
  • Consult with Aurene.
Entra en el Estanque Mágico
  • Usa el Estanque Mágico para revivir el viaje de Braham.
  • Sigue al Lobo.
  • Canaliza los espíritus de la naturaleza para hacer retroceder la lava y adentrarte en el volcán.
  • Acércate a Primordus.
  • Desciende a la guarida del dragón de fuego.
  • Derrota al campeón de Primordus.
  • Canaliza los espíritus de la naturaleza hacia Primordus.
  • Acepta tu destino.
Ve al Ojo del Norte y reúnete con Aurene.
  • Habla con Aurene.

Recompensas[editar]

Guía[editar]

Logros[editar]

Silencioso como la Pantera, astuto como el Cuervo Campeones Arenanet Points.png
Llega a la cámara de magma del volcán tras matar a un número de enemigos mínimo en el capítulo de historia "Incendio incontrolado". 1 objetivo completado Arenanet Points.png
Fuerte como el oso, sagaz como el lobo Campeones Arenanet Points.png
Llega a la cámara de magma del volcán tras matar a un número de enemigos elevado en el capítulo de historia "Incendio incontrolado". 1 objetivo completado Arenanet Points.png
Siempre hay un destructor más grande Campeones Arenanet Points.png
Durante el capítulo de historia "Incendio incontrolado", acaba con el desafío del destructor campeón y desequilíbralo. 1 objetivo completado Arenanet Points.png
Incendio incontrolado Campeones Sangre y Hielo punto de dominioArenanet Points.png
Completa el capítulo de historia "Incendio incontrolado".Diario: "Incendio incontrolado" completado 1 objetivo completado Arenanet Points.png
  • Completa el paso de la historia

PNJs[editar]

Aliados[editar]

En mundo abierto[editar]

Avatares
Asura
Dragones ancianos

En la instancia[editar]

Dragones ancianos
Norn
Espíritus de la naturaleza

Enemigos[editar]

Destructores

[editar]

Traducción necesaria para: texto de Ojo del Norte y "You should be so lucky"
En el Ojo del Norte
Aurene: Champion. I have something urgent to show you.
<Nombre de personaje>: I'm on my way.
Taimi: Holy crap, comandante! There's been a spike in Primordus's power like I've never seen.
<Nombre de personaje>: Something's changed. Get back to me as soon as you figure out what.
Aurene: I can shed some light on that front, campeón. Braham came to see me...
Braham Eirsson: Hear me out! It's my destiny to see Jormag dead. You understand that better than anyone.
Aurene: I do. But Jormag has much more power now.
Braham Eirsson: Lechuza said "the Wild together can direct the fall," and I'm the harness.
Aurene: That's a lot on your shoulders, Braham. And more is at stake.
Braham Eirsson: Which is why the Spirits and I are gonna wake Primordus—get him focused on destroying Jormag, not the mundo.
Braham Eirsson: I just need to know where Primordus is.
Aurene: Why does that matter? Jormag will never face him voluntarily unless Jormag is certain to win.
Braham Eirsson: So we force the confrontation. Jormag can't stay hidden from their own twin.
Aurene: Primordus is a wild beast. There is no directing him.
Braham Eirsson: I'm norn, Aurene—we're not afraid of beasts. Spirits of the Wild'll give him all the brains he needs.
Braham Eirsson: We will stop Jormag. Help us.
Aurene: I'll keep watch on you through la Niebla.
<Nombre de personaje>: You agreed to that reckless..."plan"?
Aurene: I did. You'll only understand if you walk in Braham's shoes.
Aurene: Accede al Estanque Mágico, campeón. Te espera el viaje que hizo Braham.
AL entrar al Estanque Mágico (instancia de Incendio incontrolado)
Braham Eirsson: No me puedo creer que esté a punto de lanzarme a un volcán. Soy más de nieve.
Cuervo: Hay una caverna abierta bajo la lava, noto las corrientes de aire. Seguro que eso hace que te sientas mucho mejor.
Osa: Fue idea tuya, Eirsson. ¿No dirás que no te ves capaz?
Braham Eirsson: Qué va. El plan es perfecto. Jormag no se lo espera. El muy bastardo se lo tiene demasiado creído.
Pantera de las Nieves: Me encanta cazar cuando la presa no me ve llegar.
Braham Eirsson: Exacto. Es tan solo que quemarme vivo no entraba en el plan.
Lobo: Por suerte para ti, corremos en manada. Canaliza energía, que esa lava no es nada.
Cuervo: Qué bien te ha quedado la rima.
Después de canalizar a Espíritu del Lobo
Braham Eirsson: No debería sorprenderme que nos esté esperando un comité de bienvenida.
Osa: Las misiones no se vuelven más fáciles cuanto más se avanza.
Pantera de las Nieves: Yo diría que se vuelven más divertidas. Hacía mucho que no me lo pasaba tan bien.
Después de canalizar a Espíritu de la Osa
Osa: Cambiar un dragón por otro... ¿Y si acabamos como el Buey y los demás? ¿Qué será de los norn si nos perdemos los cuatro?
Braham Eirsson: Cientos, miles de los nuestros han muerto por culpa de los dragones ancianos. Algo tiene que cambiar.
Lobo: Braham tiene razón. El norn de la profecía ha hecho honor a su apelativo y ha superado todas las pruebas. Ten fe, hermana.
Cuervo: En la profecía y en los misterios. Como él dice, Jormag siempre ha sobrestimado su propio intelecto.
Pantera de las Nieves: Quién fue a hablar.
Cuervo: ¿A cuál de nosotros veneran por su sapiencia?
Braham Eirsson: Por los espíritus... Qué bien que soy hijo único.
Cuervo: Eso me suena un poco a mentirijilla.
Después de canalizar a Espíritu de la Pantera de las Nieves
Osa: A mí esto me parece más imprudencia que sabiduría.
Lobo: Los gritos de los congelados resuenan en nuestras mentes. ¿Soportaríais escuchar su agonía durante estaciones? ¿Durante siglos?
Osa: No... Yo no podría. Te otorgamos nuestra confianza, Braham. No nos falles.
Cuervo: Lo cierto es que eso es lo más fácil. No es tan listo como para engañarnos.
Braham Eirsson: ¿Gracias?
Después de canalizar a Espíritu del Cuervo
Lobo: Una vez que nos unamos a Primordus, seguirás pudiendo comulgar con nosotros, Braham.
Braham Eirsson: Ser el norn de la profecía tendrá que valer de algo. Aunque habría preferido que me saliesen alas.
Cuervo: You should be so lucky.
Cayendo a la guarida de Primordus
Pantera de las Nieves: Disfruta de la bajada.
Braham Eirsson: ¡Allá vamos! ¡Aquí arriba, chamuscados!
Al llegar a la guarida de Primordus
Cuervo: Tanto fuego y tan poca chispa en la cabeza de ese dragón.
Braham Eirsson: Creo que tienes bastante experiencia conteniendo a pendencieros. No se me ocurre nadie mejor para conducir a Primordus a su última batalla.
Antes de luchar contra el jefe
Braham Eirsson: Vaya.
Osa: ¡Tu voluntad se impondrá ante este desafío! ¡Lucha!
Mientras luchas contra el jefe
Uno o varios de los siguientes:
Cuervo: Puedes sentir a estas criaturas, Braham. ¡Anticípate a sus ataques!
Braham Eirsson: ¿Eso es lo mejor que sabéis hacer?
Pantera de las Nieves: Toda criatura tiene un punto débil. Y esta tendrá el suyo. ¡Encuéntralo!
Después de derrotar al jefe
Pantera de las Nieves: Buena forma de afilarse las garras.
Braham Eirsson: ¿Primordus siempre ha sido tan feo?
Lobo: Sí y no. Ahora, la infección de la magia de los dioses y los dragones muertos se le marca en la cara.
Osa: Preparaos.
Canalizando los espíritus de la naturaleza en Primordus
Mientras canaliza al Lobo:
Lobo: Uniré a los espíritus de la naturaleza en pos de nuestro objetivo.
Mientras canaliza a la Pantera de las Nieves:
Pantera de las Nieves: Centraré el hambre voraz de Primordus en su hermano... para acabar con ambos.
Mientras canaliza a la Osa:
Osa: Reforzaré a los espíritus de la naturaleza con fortaleza y ferocidad para que sigamos siendo nosotros mismos incluso en Primordus.
Mientras canaliza al Cuervo:
Cuervo: Otorgaré a Primordus entendimiento y raciocinio para que reconozca a su enemigo.
Cuando los espíritus vuelvan de Primordus
Braham Eirsson: ¿Qué ha ido mal?
Lobo: El dragón no sintió afinidad con nosotros y casi nos devora. Tenemos que encontrar la forma de afianzarnos.
Cuervo: Hay que engañarlo para que busque esa conexión. ¿Cómo se detiene una avalancha, Eirsson?
Braham Eirsson: No se detiene: se sube a lo más alto. Primordus necesita un campeón. Uno como Ryland. Un yugo...
Braham Eirsson: ¿Pero y si me vuelvo...?
Osa: ¿Por qué haces esto? ¿Por la atención? ¿Por la leyenda? ¿Por el poder?
Braham Eirsson: ¡No! Lo hago para que todos estén a salvo. ¡Para que mis amigos sobrevivan!
Osa: Ese es tu espíritu, Braham Eirsson. Nunca dudes de tu espíritu.
Canalizar para la bendición de los espíritus
Braham Eirsson: ¡Aurene! Sé que este no era exactamente el plan, pero vamos a juntar a los dragones gemelos. Cueste lo que cueste.
Braham Eirsson: Dile al comandante... que esta es mi elección.
En el Ojo del Norte
<Nombre de personaje>: ¡Braham! ¿Ha sobrevivido?
Aurene: Creo que ha conseguido vincularse a Primordus, sí. Pero ahora he quedado aislada de él.
<Nombre de personaje>: Braham se ha sacrificado para protegernos a todos. ¿Pero cómo...?
Aurene: Su plan podría salir bien. Si se persuade a Jormag y a Primordus parra que se enfrenten, se destruirán el uno al otro.
<Nombre de personaje>: ¿Y qué será de Braham cuando lo hagan?
Aurene: Esa fue su elección y tenemos que respetarla sea cual sea el resultado. Le debemos eso al menos.

Mi historia[editar]

Ojo del Norte pantalla de carga.jpg

Viajé al Ojo a hablar con Aurene, pero, antes de poder reunirme con ella, Taimi me llamó por radio presa del pánico. Había detectado un pico enorme en la actividad de los dragones de fuego, y estaba muy preocupada por lo que aquello pudiera suponer. Luego Aurene me mostró una visión que hacía referencia al motivo.

Braham había deliberado antes con ella. El vínculo de Braham con los espíritus de la naturaleza había ido en aumento, así como su sensibilidad hacia los dragones ancianos. Las últimas palabras de la Lechuza, "... la naturaleza en conjunto puede dirigir la caída", habían provocado en él una epifanía. Él sería el yugo que influiría en el flujo de magia desde y hacia el dragón de fuego.

Toda la idea parecía disparatada —y un suicidio—, pero ya se había decidido, y mencionaba a los espíritus que podían protegerlo para que no se corrompiera por completo como campeón de Primordus. Con esa proclama, se dispuso a enfrentarse al dragón anciano en su guarida. Aurene se ofreció a dejarme verlo en persona mediante el Estanque Mágico.

Presencié la transformación de Braham con mis propios ojos. Habló con el Cuervo, la Osa, el Lobo y la Pantera de las Nieves, quienes le indicaron que se abriese camino hasta el corazón del volcán. De no contar con la protección de la magia de los espíritus, habría estallado en llamas de inmediato. Le otorgaron plena confianza al joven norn, que ya estaba preparado para convertirse en el norn de la profecía, como estaba predestinado. Iban a necesitar toda su fuerza combinada no solo para mantenerlo protegido del daño físico, sino también del asalto mental que tan solo un dragón anciano puede lanzar contra un mortal.

Descendió a la parte más abrasadora del volcán y habló con los espíritus mientras bajaba. Al llegar al fondo, se enfrentó a un gigantesco destructor que amenazaba con poner fin a su viaje allí mismo, pero Braham se impuso. Consultó a los espíritus para que le ofreciesen unos últimos consejos y estos le explicaron sus intenciones: el Lobo los uniría, la Pantera de las Nieves dirigiría el hambre del dragón hacia su hermano, el Cuervo otorgaría claridad de ideas a Primordus para que supiese quién era su verdadero enemigo (como ya sabía Jormag) y la Osa aportaría ferocidad y fortaleza para proteger a los espíritus y que no se viesen consumidos por la rabia del dragón.

Así, Braham se ofreció a ser el nuevo campeón del dragón de fuego, uno con inteligencia, fortaleza y ferocidad. Iba a hacerle falta toda su voluntad, y también la de los espíritus, para conservar siquiera un fragmento de su propio ser y completar su misión, aunque lo llevase a una pronta muerte.

No sé si su plan funcionará, ni si habré perdido a mi amigo para siempre. Si nos lo arrebata el dragón de fuego, si nos lo arrebata esta guerra, que no sea en vano.

Mi historia